Publicidad
Publicidad
Cultura

En Solfa: De nombramientos y confirmaciones musicales

En los últimos días han seguido produciéndose nuevos nombramientos y confirmaciones en sus cargos. De entrada, fue confirmada por el nuevo ministro de cultura Amaya de Miguel, directora general del Inaem, lo que supone dar estabilidad a un instituto para, a continuación, poderlo poner patas arriba, que es lo que precisa, de forma que muchas de sus unidades funcionen con criterios empresariales lógicos y no sometidos a una Ley de Contrataciones del Estado que los convierte prácticamente en inoperantes. Eso, que sabemos todos en música, no lo lograron ni José Antonio Campos ni Tomás Marco a pesar de sus poderes tanto legítimos como referentes. Por cierto, el ministro también debería sacar a la luz de una vez la Ley del Mecenazgo, otro tema empantanado desde hace décadas. El estudio está finalizado pero ambas reformas legislativas, y aquí está la clave, precisan de la aquiescencia del Ministerio de Hacienda y Función Pública. Tras la confirmación de Amaya de Miguel, lo que era obvio dada su personal relación con el presidente Sánchez, se hizo otro tanto –y ya era hora– con Daniel Bianco, que continuará hasta 2023 y, la nota oficial añade, «el máximo permitido bajo el Código de Buenas Prácticas». Sí, ese código que legaliza las «malas prácticas» a través de jurados nombrados ex profeso con veredicto fijado de antemano a fin de no asumir las responsabilidades. ¿Se imaginan sometido a un código similar la titularidad de las Filarmónicas de Berlín o Viena? Bianco es de los casos excepcionales capaces de dirigir una institución sin pretender beneficios para su carrera profesional personal. Entre los nuevos nombramientos se encuentra el de Roberto Ugarte como gerente de la Fundación Scherzo tras la dimisión de Patrick Alfaya por razones personales, quien desea centrarse en el Auditorio Kursaal y la Quincena Donostiarra. Programa fundamental de la citada fundación es el ciclo de Grandes Intérpretes, integrado fundamentalmente por pianistas. El ciclo, que goza de un merecido prestigio, mantiene su altísima calidad pero ha visto mermada considerablemente la asistencia de público. Calidad y ocupación serán las tareas fundamentales de Ugarte, para lo que contará con la valiosa ayuda de Antonio Moral como asesor artístico de este ciclo que conoce muy bien por ser su fundador. Roberto Ugarte, consumado pianista, aunque sea éste un hecho poco conocido, fue coordinador artístico de la Orquesta Filarmónica de Gran Canaria y más tarde gerente de la Fundación de la Orquesta y Coro de la Comunidad de Madrid. Así mismo, entre otros cargos, ha sido miembro de la Junta Directiva de la Asociación Española de Orquestas Sinfónicas (AEOS), ocupando los cargos de secretario, vocal y vicepresidente hasta diciembre de 2018. Buena noticia para Fundación y nombrado.

Publicidad