Publicidad
Publicidad
Cultura

Jim Carrey: “He jugado a Sonic con mi nieto y fue humillante, me dejó KO”

El canadiense retoma su faceta más cómica para meterse en la piel del perverso Dr. Robotnik, el principal enemigo del erizo de las consolas en la película de Jeff Fowler y adelanta que publicará sus memorias en mayo

Jim Carrey vivió una infancia dura. Con tan solo dieciséis años tuvo que dejar la escuela debido al despido de su padre, que por aquel entonces trabajaba como contable. Durante algún tiempo la familia perdió su casa y tuvieron que vivir en una furgoneta. Al contrario de lo que cabría esperar, esta situación motivó a Jim Carrey para dedicar todo el tiempo que podía a practicar su vis cómica. La jugada le salió tan bien que pudo ayudar a su familia a recuperar la normalidad. El actor supo darle la vuelta a esta tragedia y utilizar el desafortunado suceso como material de inspiración en sus actuaciones. El universo se lo devolvió en forma de una exitosa trayectoria como actor. Su carrera se ha caracterizado, sobre todo en sus inicios, por papeles histriónicos en donde ha podido dar rienda suelta a su archiconocida expresividad facial. Cintas como «La máscara», «Ace Ventura» o «Como Dios» son algunos de los ejemplos que dan buena prueba de ello. Pero en su currículum interpretativo no todo es comedia, el actor canadiense ha demostrado su versatilidad en papeles como los que mostraba en «Olvídate de mí», «El show de Truman» o «Man on the moon», donde daba vida al excéntrico cómic Andy Kaufman y cuya interpretación, siguiendo por primera vez en su carrera la técnica de actor de método, le provocó una depresión tras finalizar el rodaje, de la que el documental de Netflix da buena muestra. El hombre de las mil caras vuelve a la pantalla grande en esta ocasión con «Sonic The Hedgehog», la adaptación del famoso juego de los noventa. En el filme da vida a Mr. Robotnik, enemigo número uno de Sonic con intenciones de dominar el universo. La película está coprotagonizada por James Marsden y dirigida por Jeff Fowler.

Publicidad

–Este papel supone una vuelta a sus raíces cómicas. ¿Qué ha supuesto retomarlas?

–Volver a esa zona de mi cerebro totalmente lunática y loca ha sido fantástico. Lo mejor de Mr. Robotnik, no solo es que sea el tipo más inteligente de la reunión, también del planeta, con un coeficiente intelectual de más de 300. Representa ese tipo de inteligencia que termina siendo dominada por el ego para trasladarse al reino de la estupidez espiritual. Él no ha experimentado el amor y odia el mundo, su intención es dominar el universo. Ha sido muy divertido interpretar de forma cómica este personaje tan peculiar.

–¿Cómo ha sido la experiencia de trabajar en el filme?

–Me lo he pasado como un crío. Hago un papel en el que puedo volver a mi vis cómica y eso me ha gustado enormemente. Ha sido un rodaje muy entretenido y espero que los fans estén contentos con el resultado.

Publicidad

–¿Cómo describiría a Sonic?

–Para mi representa la inocencia. Es pura alma, disfruta de su vida y lo ve todo en positivo. Algo parecido a mi filosofía de vida. Intento levantarme cada día y hacer algo que me gusta y apasiona.

Publicidad

–¿Ha jugado al videojuego recientemente?

–Si, con mi nieto. Tengo que admitir que me humilló (risas), me dejó KO. Los niños de hoy parecen pilotos de jets en lo que se refiere a videojuegos. Yo al principio tenía mis reservas con el diseño y cuando vi que se cambió me pareció estupendo.

–Ha habido un poco de polémica con los fans por el rediseño de Sonic...

–Hoy tenemos la suerte de que con las redes sociales los fans pueden expresar lo que piensan y creo que en este caso en particular ha sido de mucha utilidad.

–Ha mencionado el ego, algo que parece ser el peor enemigo en la vida de cada cual. ¿Cree que en Hollywood está aún más presente?

–No estoy de acuerdo cuando la gente dice que está más presente en nuestra industria. Somos como los demás: tenemos las mismas necesidades, comemos, dormimos, vamos al baño. Somos iguales, el ego está presente en cualquier parte. Es algo que está constantemente recordándote que esa persona gana más dinero que tú, que no eres lo suficientemente bueno. Robotnik es el claro ejemplo de eso, tiene que dominar el mundo para sentirse satisfecho. Lo vemos en los multimillonarios que nunca ven el límite de sus fortunas, jamás hacen lo suficiente para sentirse completos. El ego es algo muy retorcido, salvaje.

Publicidad

–Esta clase de ego nos hace vivir en una dualidad..

–Exactamente. Eso es justo lo que nos pasa. Nos separa a unos de otros. Somos todos parte del universo , desgraciadamente, vivimos más centrados en escucharlo que en intentar entendernos.

–De todo lo que ha conseguido, ¿de qué se siente más orgulloso?

–De mi familia, del desayuno que me tomé esta mañana, de tantas cosas. De estar aquí hablando contigo. De volver a interpretar un papel cómico, de hacer la serie de televisión que estoy rodando, de mis dibujos, de haber escrito un libro de memorias que saldrá en mayo, un retrato de mí mismo y de mi espiritualidad que va a resultar bastante entretenido, ya lo verás.

–Hablando de dibujos, lleva publicándolos bastante tiempo y todos ellos actúan como una crítica ácida a la política...

–Considero que hoy todos debemos tener voz sobre lo que está pasando y estos dibujos son para mí una forma de expresarme sobre temas que me inquietan.

–¿De dónde le viene esa afición?

–De mi madre. Ella siempre pintaba con pastel cuando tenía un rato de tranquilidad y hacía cuadros para nuestras habitaciones. Tenía bastante talento y la pintura le resultaba terapéutica. Siempre pensé que mi talento venía de mi padre, pero me he dado cuenta recientemente desde que empecé a pintar y esculpir que esto, sin duda, lo había heredado de ella.

De la consola a la sala de cine

Una de las demostraciones más ilustrativas de que el cine ha actuado a lo largo de la historia como una esponja de grandes dimensiones capaz de absorberlo todo es, sin duda, el nuevo trabajo de Jeff Fowler. Y es que la confluencia de disciplinas artísticas ha logrado salpicar sectores tan inicialmente ajenos al séptimo arte como la industria del videojuego. Han sido varios los juegos que han intentado acaparar las salas de cine y hasta las de televisión con la pretensión de lograr el mismo éxito que consiguieron en las pantallas de las consolas. Ahora es el realizador estadounidense quien se suma a la moda de las adaptaciones con «Sonic» pero fueron varios los ejemplos que le han precedido. Desde la legendaria «Tomb Raider» que consiguiera catapultar a la fama a una jovencísima Angelina Jolie; pasando por «Hitman», la franquicia de videojuegos con el mismo nombre encabezada por un peligroso asesino en serie conocido como «Agente 47» que se encargó de traducir cinematográficamente el cineasta francés Xavier Gens; «Prince of Persia», cinta escrita por el mismo creador del propio videojuego o una de las más conocidas y reconocibles de todas cuantas se han hecho, «Resident Evil» protagonizada por Mila Jovovich.
M.M.