Caso Domingo: el veredicto de la investigación del sindicato del mundo del espectáculo, pieza clave

El sindicato de artistas musicales abrió en septiembre su propia investigación ante las denuncias de presunto acoso sexual, cuyas conclusiones han motivado que el tenor hoy pida perdón por su comportamiento

Fue el pasado mes de septiembre cuando el Gremio Americano de Artistas Musicales decidió abrir su propia investigación independiente sobre las acusaciones de acoso sexual y discriminación vertidas contra Plácido Domingo. AGMA (American Guild of Musical Artist) contrató entonces a J. Bruce Maffeo, un ex fiscal federal, para llevarla a cabo. En aquel momento la asociación explicaba así los motivos de dicha investigación: “La investigación interna de AGMA no se limitará a conductas que ocurrieron en una compañía específica o en un momento determinado. Nuestra investigación también examinará los errores dentro de la industria que podrían haber permitido que esta conducta, si se corrobora, continúe sin respuesta durante décadas.

A la luz de la seriedad de las acusaciones y del número de miembros del sindicato que pueden haber sido afectados, creemos que es necesaria en este momento", aseguraba el director general de la plataforma. Y añadía que "todo artista de AGMA tiene el derecho absoluto de ir a trabajar sin temor a ser acosado sexualmente, discriminado o agredido. Como sindicato, nuestro trabajo es asegurarnos de que nuestros empleadores mantengan seguros a nuestros miembros en el trabajo ".

55 personas entrevistadas

La investigación arrancó, como decimos, a principios del mes de septiembre y hasta mediados de diciembre los abogados de AGMA entrevistaron a 55 personas, según fuentes cercanas a la investigación. 27 de ellas dijeron haber experimentado o presenciado un comportamiento sexualmente inapropiado por parte de Plácido Domingo en los años noventa y 2000 y otras 12 aseguraron que estaban al tanto de la reputación del cantante y que era de sobra conocido en las compañías en las que actuaba.

Según el comunicado remitido tanto a Efe como a Ep, el tenor acepta su responsabilidad en los hechos que se le imputan y pide perdón “por el daño causado”. Y señala que su deseo es que “nadie tenga que pasar por lo mismo". “Mi ferviente deseo es que esto se convierta en un espacio más seguro para trabajar y espero que mi ejemplo empuje a otros a seguir mis pasos”.

En los comunicados emitidos por Plácido Domingo desde que salieran a la luz, vía Associated Press, las presuntas denuncias de acoso sexual, el artista negaba su implicación en los hechos de los que se le acusaba, asegurando que quienes le conocían podían suscribir que “nunca me comporté de un modo acosador, agresivo y vulgar”. A principios de diciembre el tenor rompió su silencio. Aseguro, así, a LA RAZÓN que "no he sido acusado de ningún delito y no voy a resolver esto en los tribunales. Yo voy a seguir con mis compromisos y con la cabeza muy alta para esclarecer mi reputación».

Un día antes de abrir temporada en el Metropolitan con «Macbeth» junto a Anna Netrebko decidió retirarse del cartel. Se rompían así más de cincuenta años de relación. Domingo prefería hacerse a un lado ante las protestas que habían surgido entre los empleados del coliseo, que declaraban sentirse «incómodos» durante los ensayos con la presencia del cantante. Una semana después dejaba la dirección de la Ópera de Los Ángeles, con lo que su relación artística con Estados Unidos quedaba rota, después de que la Ópera de Filadelfia y la de San Francisco cancelaran las actuaciones que tenía previstas.

Ni pensar en la retirada
En el mes de dociembre Domingo aseguraba a este diario que no le faltan ganas, ni energía ni planes de futuro y respondía sin titubeos en si tras las acusaciones de presunto acoso sexual había pensado dejar los escenario: “No, por su puesto que no. Tengo muchísimos proyectos en perspectiva y sueños que espero poder cumplir y, si todo va bien, los vamos a realizar. Tengo ofertas en diferentes teatros en cuanto a labores de dirección y organización, tanto en Europa como en Latinoamérica. En Estados Unidos es donde he tenido el problema, pero América es inmensa, muy vasta, desde México a Tierra de Fuego, fíjate si hay sitios donde trabajar. Serían proyectos de envergadura, grandes, que estarían conectados”, desvelaba. A España regresará en el mes de mayo para celebrar, si nada se lo impide, los cincuenta años de su debut en en Madrid en el Teatro de la Zarzuela. Allí volverá a ser uno de los personajes más emblemáticos y que mayores satisfacciones le han dado en su carrera, Vidal Hernando de la zarzuela “Luisa Fernanda”, del maestro Moreno Torroba, que ya cantó en el escenario del Teatro Real. Será el 14 de mayo. Un día después la dirigirá en el foso.