Martín Caparrós: “La inmortalidad será un gran negocio”

Los cerebros se han transferido a ordenadores y la eternidad se ha convertido en una inversión. Así es el inquietante mundo que el autor ha construido en “Sinfín”

La muerte ha dejado de ser patrimonio de las religiones. En «Sinfín», la nueva apuesta de Martín Caparrós, la mortalidad pertenece al pasado y los hombres viven eternamente. Los cerebros se han transferido a ordenadores, la humanidad ha renunciado a los cuerpos y las compañías tecnológicas mandan más que los estados. Una sociedad postapocalítica, con superpotencias en declive y enormes desigualdades.

–¿La inmortalidad será un negocio en el futuro?

– Viene siéndolo desde hace miles de años. Lo ofrecían a cambio de aceptar unas reglas y no hacer ciertas cosas. El negocio de la salud es uno de los grandes comercios del mundo. Imagen si la ciencia consigue algunas de las cosas que predice. En mi libro solo desarrollo lo que se está haciendo: reemplazar piezas del cuerpo para que sobrevivamos más y transferir los cerebros, que ya lo están intentando y no les sale. Pero hace 200 años tampoco había electricidad. Pero es bastante probable que lo logren. Y si lo hacen, en un primero momento será un gran negocio. Pero también resultará complicado soportar que el vecino no vaya a morir nunca y, en cambio, tú sí, solo porque tienes menos dinero que él. Habría remolinos sociales muy fuertes. Pero en cierta manera también pasa ahora. Los países y clases que tienen acceso a mejor salud viven más que el resto. Y la gente lo acepta. Pero su la ciencia da con la clave de la inmortalidad, eso será un gran negocio.

–¿Acabaremos siendo rehenes de la tecnología?

–Estar cuatro días sin móvil ya nos resulta difícil. La vida sin tecnología nos resulta ya muy complicada. Somos rehenes de las tecnológicas y cada vez lo seremos más. Crecerá a medida que nos impongan nuevas necesidades. Hace veinte años vivíamos sin móvil y no pasaba nada. Ahora ya no. Es el gran triunfo. Los grandes genios de las tecnologías no inventan aparatos, si no necesidades.

– ¿Viviremos como en Matrix: en la realidad virtual que nosotros generemos?

–En Matrix existe un sistema que da la apariencia de vida para usar la energía de los hombres. En «Sinfín» te transfieren a un ordenador, te aparcan en un sitio y te ofrecen la ilusión de vivir la vida querías a condición de que estés aislado, y e inmóvil. Es el pacto contemporáneo.

–¿La inmortalidad generará desigualdades sociales?

–La tendencia hacia desigualdad se da hoy en todos los campos y se constata en todos los países ricos. En los pobres ya sucedía. Pero a partir de los 90 se extiende por Estados Unidos, Alemania y la supuesta China comunista. Hay más oferta hacia los nuevos milagros de salud. Y las desigualdades aumentarán entre los que tienen acceso a esos milagros. Las desigualdades aumentan a medida que lo hace la sofisticación de la tecnología y se pueda acceder a ella con el dinero. Hace doscientos años, no importa que fueras rey o campesino, una infección te mataba. Ahora si estás en Europa no falleces. Pero sí te puedes morir en Yemen. Estas desigualdades se manifiestan ahora. Antes no era posible porque no existía la penicilina.

–Ésta es también la crónica de un mundo que se muere.

–Estamos en un cambio de época. No somos capaces de imaginar el mundo que viene y tenemos miedo de lo que pueda pasarnos. No tenemos una idea de la sociedad que queremos construir y tememos los cambios. No sé cuánto puede durar este proceso, pero puede tardar décadas.

–¿Por eso la gente cree hoy más en los científicos que en los políticos?

–Al no poseer un proyecto de sociedad que promueve la política, solo creemos en el cambio técnico. Los dueños de las compañías tecnológicas no nos piden a cambio nuestra fe, pero sí manejar su tecnología, que es una manera diferente de control, quizá más eficiente. Las sociedades siempre han cambiado de modelo. La forma de representación democrática que vivimos fue creada en función de la tecnología del siglo XIX. Si vivías en La Rioja, elegías a un señor para que nos representara y él se instalaba en Madrid. Pero ya no es necesario delegar en un político. Podemos recuperar la democracia directa porque las tecnologías nos permiten conocer lo que se piensa sobre un tema en una ciudad de una manera muy rápida. Nuestra democracia de delegación es técnicamente del pasado.

–¿Qué le preocupa de la inmortalidad?

– Pues no conseguirla (risas). Sobre todo, estando tan cerca. A menos de cien años. Pero quizá cuando no se muera, la sociedad y el hombre sean más decentes, porque se sabría que si se hace daño o se engaña a alguien se tendrá que convivir con esa persona para siempre.