James Bond, víctima también del coronavirus

El estreno de la nueva entrega del agente OO7 se retrasa hasta el mes de noviembre

Nicole Dove

Los seguidores de la saga de James Bond habían pedido que, ante el avance del coronavirus, se pensara en retrasar el estreno: “Pongan la salud pública por encima de los calendarios de lanzamiento”, clamaban. Así ha sido y tendrán que esperar hasta el 25 de noviembre (en que se podrá ver en Estados Unidos) para ver en la pantalla la última entrega protagonizada por Daniel Craig, “No Tiem to Die” (Sin tiempo para morir). El estreno estaba previsto para el mes de abril, pero los productores optaron, tras intensas runiones, por cambiar la fecha de lanzamiento mundial.

“MGM, Universal y los productores de Bond, Michael G. Wilson y Barbara Broccoli, han anunciado hoy que después de una minuciosa consideración y una evaluación del mercado teatral global, se pospone hasta noviembre de 2020 el estreno de No Time to die”, dice el tuit en el que lo comunicaron.

La productora de la película ha cancelado, también, la gira de promoción que tenían previsto hacer en España con sus dos protagonistas, Daniel Craig (James Bond) y Rami Malek (Safin).

Además de las preocupaciones sobre la audiencia, la carta que habían enviado los seguidores de 007 decía que el brote de coronavirus podría afectar seriamente a la taquilla del filme, señalando que en países como China, Italia, Francia, Suiza, Japón, Hong Kong y Corea del Sur, mercados que representaron 38% de ganancias globales a la última película de Bond, “Spectre”, han prohibido o restringido grandes reuniones públicas. Sea como fuere todo apunta a que la recaudación global de 2020 se verá seriamente afectada por el virus. Un primer cálculo ya cifra en unas pérdidas de 5.000 millones de dólares en lo que va de año, según “The Hollywood Reporter”, que señala que la recaudación global de 2019 ascendió a 31.000 millones. Si la situación se prolonga el problema económico podrá agravarse de manera importante.