Lucrecia: “Reír es bueno, pero hay quien parece que desayuna vinagre”

La cantante prepara la octava edición de los Premios Alegría de vivir 2020, que serán entregados el día 20 en Barcelona

La cantante Lucrecia
Entrevista Te Leo a Lucrecia .
La cantante Lucrecia Entrevista Te Leo a Lucrecia .© J. FDEZ. - LARGO

Lucrecia lleva la alegría marcada en el ADN. Desde que llegó de su Cuba natal no se le ha caído la sonrisa de la cara. Su optimismo vital la llevó a crear los premios Alegría de vivir, unos galardones que distinguen a personalidades y entidades que, desde sus profesiones y actividades, han destacado por su buen hacer y espíritu positivo, «por procurarnos momentos de felicidad que nos mejoran la vida». La gala de esta octava edición se celebrará el día 20 en la sala Luz de Gas de Barcelona y tiene a la mujer, la música, la cultura y la educación como protagonistas. Su voluntad es «poner en valor los motivos para ser felices y tener «Alegría de vivir cada instante de nuestra vida». En la nómina de premiados 2020 están Ainhoa Arteta, Boris Izaguirre, Karina, Nieves Herrero, la «Revista saber vivir», Isidre Esteve y Carlos Latre, entre otros.

–¿La alegría se contagia?

–Sí. Y también te nace. Y la provocas, porque es la manera de vivir la vida con todos sus matices, mucho mejor.

Dígame, ¿se es alegre o se está alegre?

–En mi caso, yo soy alegre. Mi madre cuentas anécdotas que de pequeña, cuando estaba enferma, siempre estaba sonriendo.

–¿Cuesta verla sin una sonrisa en la cara? ¿Cuál es el secreto para lograrlo?

–Mi esencia, que soy así y es verdad. Se ve que mi embarazo y nacimiento fueron muy bonitos y tuve una niñez feliz, por eso en “Los Lunnis” pensábamos que este es el momento de sembrar la felicidad. Ya llegarán luego los problemas, pero si tienes eso dentro es algo ganado para afrontar la existencia de otra forma.

–¿Por qué fundó estos galardones?

–Porque en 2013 había una crisis galopante, los artistas teníamos muchos problemas con lo que estaba pasando y un día dije: “No puede ser”, tenemos que ser felices. En cualquier parte se puede encontrar felicidad y hay instantes que tienen que quedar. Con esa filosofía nacieron.

–Estos no son unos premios al uso.

–Son especiales, reconocen a personalidades de la cultura, la comunicación, las ciencias, el deporte y la solidaridad. El criterio es humano y solidario, de crear sinergias, de unión, de mostrar admiración hacia profesionales que saben crear buen ambiente para hacer feliz a la gente, sea un programa de radio o televisión, un humorista, un músico… muchos de ellos tienen, además, fundaciones que realizan labores sociales.

–¿Qué tipo de iniciativas divulgan los premios?

–Proyectos solidarios como “Un lápiz por Ghana”, o una plataforma educativa para las mujeres que se ayudan entre sí.

–¿La vida es un carnaval?

–Sí, muchacho, y si lees esa letra, es que es así, porque siempre se piensa que la vida es cruel, que las cosas salen mal, que estás solo…y no, es que la vida es así (risas), un carnaval.

–Pero reconocerá que mucha gente lo tiene difícil.

–Claro, lo pasa mal. Hay momentos muy duros, y yo también, en los que es difícil poner alegría, pero no puedes quedarte en la queja. O te estancas en ella o pones optimismo para salir.

–Y si miramos el panorama mundial… no digamos.

–Es cierto, terrorismo, pobreza, catástrofes naturales, virus… pero creo que debemos poner más positividad, hay tantos enfrentamientos que parece que la naturaleza es sabia y lo siente. Existen muchos problemas y hay que unirse, ser más tolerante y dar gracias a la vida. Solo el hecho de nacer es ya un gran regalo.

–¿El humor puede ser una tabla de salvación?

–Sí, como estilo de vida, como forma de afrontar situaciones reales. Tenemos que reírnos de manera sabia, el mejor humor es el que se ríe de uno mismo y te hace pensar, porque reírte de tus fallos es una forma de autocrítica.

–¿Y la música?

–Por supuesto, todos tenemos una banda sonora. La música contribuye a la alegría, los mejores momentos y los más bellos recuerdos los asociamos con una música, una canción, es la memoria afectiva. Además, creo en el poder de sanación de la música.

–¿Para tener alegría debemos sacar el niño que llevamos dentro?

–Eso es fundamental, los niños están más predispuestos a la risa, no tienen barreras, son naturales, ingeniosos. Hay que mantener a ese niño, aunque a veces de vergüenza sacarlo.

–¿Sabe cuántos músculos utilizamos al sonreír?

–Creo que leí que 37 y si estás serio, se encuentran todos contraídos (Risas). Otros dicen que 12 o 17. Reír es bueno para la salud, pero hay quien parece que desayuna vinagre.