Coronavirus

Cómo convertirse en director de cine sin moverse del sofá

Nace el primer festival de cortometrajes online #YoMeRuedoEnCasa creado por Atresmedia y DeAPlaneta para todos aquellos cinéfilos que quieran poner a prueba su creatividad audiovisual durante estos días de confinamiento

Michael Curtiz rodando una escena de "Casablanca"
Michael Curtiz rodando una escena de "Casablanca" FOTO: Archivo (nombre del dueño)

Puede que mientras se suceden las horas en el reloj y la libertad de la calle sigue ajustándose a los parámetros de utopía muchos estén hartos de lotes de actividades creativas para desarrollar esa parte dormida de nuestro ingenio que tanto nos empujan a sacar estos días y otros, sin embargo, hayan sido capaces de encontrar en la realización de sus pasiones más frustradas el punto justo de distracción que necesitaban. Especialmente para los segundos está pensado el nuevo Festival de Microcortos Online #YoMeRuedoEnCasa impulsado por DeAPlaneta y Atresmedia Cine en colaboración con la ESCAC, Cine Base, Cinesa, Flooxer y Pc Componentes.

Todos aquellos cinéfilos y cinéfilas, amantes del séptimo arte, víctimas ocasionales de la belleza del cine, que se encuentren poseídos por el espíritu renacentista y quieran aprovechar este tiempo de reclusión para dar rienda suelta a su talento produciendo -que palabra tan terriblemente mecánica-, escribiendo y rodando sus propios cortos en la comodidad del sofá o la intimidad de una habitación tienen las puertas abiertas. Con el objetivo de animar a la creación de cortos propios esta iniciativa abre desde hoy día 26 de marzo hasta el próximo 15 de abril su plazo de entrega. La duración del mismo no debe exceder el minuto y las plataformas a las que se debe subir son Instagram, Twitter y/o Facebook acompañado del hashtag #YoMeRuedoEnCasa.

Asimismo la temática del proyecto audiovisual es completamente libre. La imaginación se convierte aquí, como en tantas otras facetas diferentes de nuestra vida, en el mejor aliado. Debe tratarse de una idea original y haberse rodado en casa. Porque no hay mejor lugar que el hogar para multiplicar las virtudes. Una vez presentada la propuesta, será un jurado formado por tres mujeres de la industria -Yolanda del Val de DeAPlaneta, Mercedes Gamero de Atresmedia Cine y Aintza Serra de la ESCAC- quienes tendrán la responsabilidad de elegir los cinco mejores cortometrajes. Tras la elección, los cortos seleccionados se subirán a las redes sociales oficiales de DeAPlaneta y Atresmedia Cine y quedará en manos del público la votación, quien a través de sus likes emitirá su opinión y en base a su decisión se anunciará finalmente el corto ganador.

¿Qué obtiene el potencial participante a cambio de desarrollar su lado artístico y lanzarse desinteresadamente al universo de los cortometrajes? Desde luego el placer de sentir que tus manos pueden ejecutar con destreza las ideas que tu cabeza genera ya es un motivo relevante de satisfacción personal. Pero además de la consolación simplificada de la autorrealización, los tres cortos que obtengan más votación se enfrentan a los siguientes premios:

Primer premio:

Un año de cine gratis en Cinesa + TV Samsung de 55 pulgadas Ultra HD 4K Qled de Pc Componentes + difusión del corto en la plataforma Flooxer

Segundo premio:

Suscripción anual a Atresplayer Premium + Un año de entradas de cine de títulos de DeAPlaneta

Tercer premio:

Lote de DVDs de DeAPlaneta

Como añadido a las recompensas ya mencionados se otorgará además un premio especial al mejor corto joven (cuyo director o directora tenga entre 14 y 17 años) que obtendrá un curso de verano Summer School en las instalaciones de la ESCAC. La ESCAC, una de las mayores canteras de cineastas independientes del panorama actual, a través de su proyecto “Cine Base” (programa para implantar la narrativa audiovisual en la educación secundaria) aportará una serie de indicaciones para que los jóvenes puedan realizar los cortometrajes que se presenten en el festival. Si mientras lees esto observas que te ha empezado a crecer un pequeño bigote al más puro estilo Charles Chaplin, no puedes despegarte de unas gafas de pasta negra similares a las de Woody Allen, ves con precisión milimétrica toda la gama cromática del balcón como Wes Anderson y encuentras en la composición de una langosta el origen distópico de la búsqueda del amor igual que Lanthimos, no lo pienses. Ponte a ello y sacude al cineasta que habita en ti.