Juan Pablo II, asediado por los espías comunistas

Los servicios secretos comunistas de Polonia, en connivencia con el KGB soviético, persiguieron a Karol Wojtyla desde que era sacerdote, en 1946, y hasta su mismo pontificado

José María Zavala, director y guionista de la película “Wojtyla. La investigación”, que se estrena online este viernes en la página www.edreamsfactory.es, ha logrado acceder a los archivos de la antigua policía secreta comunista y exhumar documentos y fotografías inéditas que salen ahora por primera vez a la luz en su película.

Los servicios secretos de Polonia sospechaban que Wojtyla tenía acceso a los documentos que implicaban directamente a los soviéticos en la matanza del bosque de Katyn. Se echaba así por tierra la propaganda comunista soviética que atribuyó siempre a los alemanes los viles asesinatos perpetrados contra los polacos. Los espías comunistas instalaron micrófonos en todas las residencias de Wojtyla e intentaron incluso envenenarle cuando ya era Papa.

En uno de los documentos que salen ahora a la luz se confirma que los agentes habían recibido órdenes estrictas de averiguar incluso la marca de ropa interior que utilizaba Wojtyla y quién se la lavaba y planchaba. Llegaron incluso a atribuirle un romance falso con una amiga que ahora se desmonta en la película con el parapeto de un arsenal de documentos nuevos.