Los Goya de la excepción

De manera puntual y debido a la situación actual de crisis y al cierre eventual de cines, la Academia de Cine permitirá la competición de películas en «streaming», es decir, no estrenadas en salas, en la próxima edición de los premios

La medida de estreno vía "streaming" afectará solamente a la 35 edición
La medida de estreno vía "streaming" afectará solamente a la 35 ediciónLA RAZÓNLA RAZÓN

Hace tan solo un par de semanas la Academia de Hollywood anunciaba cambios en la normativa de los Oscar como consecuencia directa del retraso de los estrenos que se estaban produciendo, o de los lanzamientos que se estaban llevando a cabo por medio de plataformas digitales, en vista del parón cultural propiciado por la crisis del coronavirus y, ahora, es la Junta Directiva de la Academia de Cine española encargada de los Goya quien hace lo propio con las bases de la próxima edición de los premios. Si bien es cierto que la participación de películas producidas por plataformas como Netflix no supone una novedad dentro del desarrollo de las pautas que rigen la celebración de los Goya, sobretodo teniendo en cuenta la presencia en pasadas ediciones de películas como “Diecisiete” de Daniel Sánchez Arévalo o “Elisa y Marcela”, dirigida por la cineasta catalana Isabel Coixet (que fue seleccionada pero no nominada), es la primera vez que se lleva a cabo una modificación puntual de las bases como esta.

Aquellas películas que se hayan visto obligadas a estrenarse en “streaming” por el actual cierre masivo de salas de cine, tal y como ha informado la Academia a través de un comunicado, podrán competir de manera excepcional en la gala de este año. Fuentes consultadas de la Academia apuntan que la medida responde a “una necesidad que reclamaba la industria” y hacen especial hincapié en el carácter puntual de la decisión. Recuerdan además la legalidad que entraña el estreno de las cintas en los cines puesto que “es importante destacar que las películas no existen legalmente hasta que no se estrenan. Por lo tanto no hay ningún tipo de interés por parte de la Academia en convertir en habitual esta excepcional medida”. Pese a todo, aseguran que su compromiso con las salas sigue siendo absoluto puesto que entienden que es en ellas donde se debe completar la experiencia vivencial del cine ya que “su labor nunca va a dejar de resultar imprescindible”, señalan.

¿Qué piensan las salas?

Ante la posibilidad, por remota que pueda parecer en estos momentos, de que las salas de cine abran antes de la celebración de los Premios Goya, la Academia muestra cautela y asegura que su actuación estará marcada en todo momento por el ritmo que la propia realidad vaya imponiendo: «ahora mismo resulta prácticamente imposible aventurar cuál será nuestro comportamiento si llega a darse este supuesto. Lo que tenemos claro es que el tiempo de esta medida eventual depende de la duración del estado de alarma por lo que cuando llegue el momento, ya veremos cómo actuamos», indican.

Por su parte, el director de comunicación y portavoz de la Federación de Entidades de Empresarios de Cine de España, Borja de Benito, no percibe la medida de la Academia como una potencial amenaza para el funcionamiento rutinario de las salas y se muestra comprensivo con la misma: “Nosotros lo vemos como lo que es. Es decir, una medida extraordinaria. De la misma manera que se han otorgado ayudas o se han flexibilizado los plazos a los productores en el último Real Decreto que también contempla los estrenos online hasta el 31 de agosto. O mismamente la medida adoptada por la Academia de los Oscar”, comenta.

Tampoco entiende la participación de películas estrenadas en plataformas de VOD en los Goya como un cambio de paradigma: “La medida no tiene que ver ni con el peso de las plataformas, ni con el futuro de modelo de negocio ni nada por el estilo. Simplemente estamos asistiendo en primera persona a una situación extraordinaria y estas medidas que ha decidido poner en práctica la Academia intentan adaptarse de la mejor manera posible a ella. Sin mayores implicaciones para el futuro”, concluye. Los Premios Goya empiezan a prepararse ya para una edición especial en la que el peso digital de las plataformas tendrá más importancia que nunca.