Muere Érik el Belga, uno de los más célebres ladrones de obras de arte

Contaba con 80 años y había reunido sus increíbles experiencias en una biografía de reciente publicación

Érik el Belga, en una imagen reciente
Érik el Belga, en una imagen recienteLa Razón

Érik el Belga, el conocido ladrón de obras de arte, falleció esta mañana en Málaga, a los 80 años. De verdadero nombre René Alphonse van den Berghe, fue una leyenda por sus hazañas expoliando parte del patrimonio artístico, especialmente el español.

En 1966 fue detenido cuando acudía con intención de robar a la catedral de El Burgo de Osma (Soria, España). Diez años más tarde fue otra vez arrestado de nuevo y condenado a cumplir una década en prisión en Bélgica, pero poco después se fugó de la cárcel de Verviers y se refugió en España definitivamente, donde aprovechó las insuficientes medidas de seguridad de iglesias y monasterios.

Finalmente en 1982 se entregó a la autoridades siendo detenido por receptación. Una vez ingresó en la prisión Modelo de Barcelona, se puso a disposición de la Justicia para, a cambio de la libertad provisional, ayudar a recuperar piezas robadas. De esta manera, tras 35 meses y 1500 obras devueltas, abandonó la prisión en 1985, quedando absuelto de sus 14 juicios pendientes por robos contra el patrimonio histórico artístico debido a la prescripción de los delitos.

Se retiró a vivir en Málaga, donde ha fallecido en un hospital de esta ciudad andaluza. Recientemente reunió sus andanzas en el libro de memorias “Por amor al arte” (Planeta).