Libros

El Dalái Lama: “La mente es el superpoder de los hombres”

En este álbum, ilustrado por Bao Luu, cuenta parte de su infancia y narra cómo de su madre, una campesina, recibió una de las lecciones más importantes de su vida

El Dalái Lama se dirige a los más pequeños en "La semilla mágica"
El Dalái Lama se dirige a los más pequeños en "La semilla mágica"

El próximo lunes 6 de julio, el Dalái Lama cumple 85 años y para celebrarlo se ha decidido publicar en España “La semilla mágica” (Duomo), el primero libro ilustrado dirigido a los niños de Tensin Gyatso, más conocido como el Dalai Lama. Esta obra, que fue una de las sensaciones de la pasada Feria de Frankfurt, donde fue comprado por editoriales de diferentes países del mundo, se ha traducido ya a 10 idiomas. Con ilustraciones de Bao Luu, este volumen es una ventana a la propia infancia del autor y se retrotrae a cuando nació en el Tíbet y aprendió de su madre, que era una campesina sencilla, una de las lecciones más importantes de su vida: la compasión.

A través de este sencillo arranque, el Dalái Lama trata de impartir una serie de valores a los niños de hoy en día. “En este libro, relato recuerdos de mi niñez y algunas enseñanzas extraídas de mis estudios para convertirme en monje budista. Ambas cosas me han ayudado a cultivar la semilla mágica, la semilla de la compasión, que todas y todos albergamos en nuestro interior”, comenta en el libro. Y más adelante explica: “He dedicado mi vida entera a estudiar la compasión y sé que mi deber es ayudar a que este mundo sea un lugar bondadoso y compasivo”

Un mundo egoísta

La obra es una reflexión sencilla sobre cómo el mundo ha ido evolucionando hacia unas sociedades cada vez más egoístas y ensimismadas, cada vez más individualistas y con menos énfasis en el otro. Por eso, para el Dalái Lama es esencial que en la actualidad se preste más atención a otras virtudes, como la compasión, la bondad y la importancia de atender a los demás. Escrito con una pretendida sencillez para llegar a todos para que este mensaje (la semilla a la que alude el título), alcance a todos y llegar a penetrar, de manera especial en los niños, de los que en algún momento del mañana dependerá el día de mañana el planeta y la humanidad. Quizá por eso, respecto a la compasión, asegura que “lo más extraordinario es que se trata de una habilidad que ya habita en el interior de cada uno de nosotros y que, según creo, es más fuerte en los niños y niñas como vosotros”.

El Dalái Lama ha recurrido a su propia historia para que sus ideas sean comprendidas. Pero, de esta manera, también es una forma de conocer cómo se desarrolló su infancia, como si su propia vida pudiera ayudarle a ejemplificar lo que pretende comunicar y hacerlo más sencillo, y así «construir un futuro más compasivo y promover la unidad entre toda la humanidad reside dentro de cada niño». Por eso asegura: ”Los humanos, con disciplina y esfuerzo, somos los únicos que tenemos la capacidad de entrenar la mente, Eso es lo que nos diferencia de los animales. Es nuestro superpoder.”