Del Circo del Sol a... los lunes al sol

Los problemas financieros de la compañía canadiense se han visto agravados tras los meses de parón y ha declarado la bancarrota y el despido de 3.480 empleados

Parecía una máquina perfecta. Decenas de montajes por todo el mundo que ponían sobre el escenario a los mejores atletas. No se escatimaba en gastos. Saltos, piruetas, giros, fuego... Lo que hiciera falta para dejar al público con la boca abierta durante un par de horas.

Pero, como ya se venía intuyendo desde hace meses, los engranajes del Circo del Sol no eran los más solventes del mundo del espectáculo. Al menos, su músculo financiero. Si desde finales de 2019 ya se venía hablando de la debilidad de la compañía canadiense, el parón de la Covid ha terminado resultando demasiado importante para la supervivencia de los miles de trabajadores del circo.

Así, Cirque du Soleil Entertainment Group se ha declarado en suspensión de pagos con el fin de llevar a cabo una reestructuración de su capital y por lo que ha anunciado el despido de cerca de 3.500 empleados que, desde el pasado mes de marzo, ya se encontraban en suspensión de empleo como consecuencia de la cancelación de espectáculos por las medidas de contención de la pandemia de Covid-19.

“Como parte necesaria de su reestructuración y de los eventuales planes para reiniciar operaciones, Cirque du Soleil anunció la terminación de los contratos de aproximadamente 3.480 empleados previamente suspendidos en marzo tras la interrupción de ingresos causada por los cierres ordenados por el Gobierno en respuesta a la pandemia de Covid-19”, confirmó la empresa.

En relación con el proceso de suspensión de pagos, los principales accionistas de Cirque du Soleil, la estadounidense TPG Capital, la china Fosun Capital Group y el fondo canadiense Caisse de Dépôt et placement du Québec, que adquirieron la empresa en 2015 por 1.500 millones de dólares (1.337 millones de euros) junto a las autoridades de Qubec han presentado un plan de reestructuración que deberá ser aprobado por el Tribunal Superior de Quebec.

Según los términos del acuerdo, los inversores inyectarán 300 millones de dólares (267 millones de euros) al negocio reestructurado para apoyar la reanudación de sus actividades y hacer frente a ciertas responsabilidades pendientes de la compañía, incluidas las relacionadas a los espectadores con entradas afectados por la cancelación de espectáculos.

Conocedores de la importancia del circo para la imagen del país, el Gobierno de Quebec aportará 200 millones de dólares (178 millones de euros), mientras que el resto de inversores proporcionará los 100 millones de dólares restantes. El acuerdo planteado incluye, como parte de la inyección de 300 millones de dólares, la creación de un fondo de 15 millones de dólares (13,4 millones de euros) dirigido a proporcionar asistencia financiera a los empleados despedidos, así como el establecimiento de otro fondo de 5 millones de dólares (4,4 millones de euros) para hacer frente a las obligaciones pendientes de la compañía con artistas independientes.

“Durante los últimos 36 años, Cirque du Soleil ha sido una organización altamente exitosa y rentable. Sin embargo, con cero ingresos desde el cierre forzado de todos nuestros espectáculos debido a la Covid-19, se tuvo que actuar con decisión para proteger el futuro de la compañía “, dijo Daniel Lamarre, presidente y consejero delegado de Cirque du Soleil Entertainment Group.

De esta forma, Lamarre expresó su confianza en que el plan presentado represente un camino para que Cirque emerja como una compañía más fuerte. El fundador del Circo del Sol, Guy Laliberté, acordó en 2015 la venta de la mayor compañía de producción teatral del mundo por 1.500 millones de dólares (1.395 millones de euros) a un consorcio inversor liderado por la firma de capital privado TPG Capital y la china Fosun Capital Group.