Las enfermizas obsesiones del diario secreto de Michael Jackson

El rey del pop, que quería pasar a la historia como el más grande, vivía atormentado por sus miedos y ambiciones

Los videos y películas cortas de Michael Jackson, en colección completa
Los videos y películas cortas de Michael Jackson, en colección completa

Michael Jackson era un artista obsesivo, meticuloso y frágil, muy frágil, con la necesidad constante de tener que demostrarle al mundo su valía, que era el mejor y que pasaría a la historia como sus ídolos Charles Chaplin o Walt Disney.

“Jacko” estaba obsesionado con lograr ser el primer actor y director de cine multimillonario. Así lo reflejaba su diario, cuyo contenido acaba de ser revelado en un libro que narra cómo el rey del pop, de 50 años, soñaba unos meses antes de su muerte con convertirse en una estrella del cine y con dar conciertos en Las Vegas. Jackson fue encontrado muerto en su cama en junio de 2009 como consecuencia de la ingesta de gran cantidad de fármacos, en lo que fue descrito como un accidente.

En el libro queda reflejada su desesperación por ser “el más grande” y la necesidad de ser el mejor de todos los tiempos, como Chaplin y Disney y mejor que Fred Astaire y Gene Kelly. Según el diario, Jackson esperaba ingresar 20 millones de dólares por semana y para ello enumeró las opciones que tenía para lograrlo como conciertos con el Cirque du Soleil, un acuerdo Nike y a través de Hollywood.

De hecho, planeaba hacer un remake “20.000 leguas de viaje submarino” o de “El séptimo viaje de Simbad”, que llegarían a los cines acompañados de una nutrida colección de merchandising. “Si no me concentro en la película, no hay inmortalidad”, escribió. “MJ anuncia su última gira”, añade e indica que se centrará en 40 películas clásicas para actualizarlas.

El diario también muestra cómo el cantante estaba tratando de recuperar el control de sus finanzas y quitarse de enmedio a los gerentes y que se estaban aprovechando de él. A partir de ahora, quiero firmar todos los cheques de más de 5.000 dolares. Contrata a un gestor de confianza y a un abogado. Jacko sospechaba de su gestor, Tohme R. Tohme, y no lo quería “ni en el avión ni en mi casa”.

El cantante de “Thriller” también escribió otras reflexiones más oscuras, que reflejaban su soledad, su desconfianza con la gente que lo rodeaba. Esta paranoia hizo que llegara a pensar que alguien estaba tratando de matarle para tratar de arrebatarle sus proyectos en el cine“.

Su médico, el Dr. Conrad Murray, quien administró los sedantes que lo mataron, tiene también presencia en el diario. Jackson tenía muchos proyectos en la cabeza y no quería permitirse el lujo de desfallecer, por lo que anotó “Conrad debe practicar ahora, no puedo estar cansado”. El artista tenía que ponerse en manos del médico para encontrar una formula que lo ayudara porque la gran ingesta de analgésicos de los últimos años habían provocado que ya no le hicieran efecto, por lo que necesitaba medicación más fuerte, admnistrada vía intravenosa, lo que acabó siendo su sentencia de muerte.

El libro “Bad: Una investigación sin precedentes sobre el encubrimiento de Michael Jackson”, de Dylan Howard, se ha publicado esta semana en Estados Unidos.y el autor reconstruye la vida de Jackson en los años 90, donde dependía de medicamentos para la ansiedad, analgésicos y pastillas para dormir. En 1999 estaba tomando analgésicos por vía intravenosa y tres años más tarde, bebía cócteles “zombie” del fármaco mezclados con vino.

Durante esos años, su familia temía por su estado de salid y si seguridad y atribuyeron el incidente de su bebé Blanket en la cuarta planta de un hotel de Berlín a sus adicciones.

El doctor Murray ingresaba 100.000 dólares al mes por comprar y administrarle los medicamentos. De hecho, gastó más de 100.000 dólares en una farmacia para preparar la gira de conciertos en el O2 de Londres. Compró 5 litros de sedante Propofol, a lo que Jacko llamaba coloquialmente “leche”. Esa cantidad era suficiente como para anestesiar a todos los pacientes del preoperatorio en un hospital durante una semana y fue precisamente ese medicamento el que acabó con su vida.

Sobre los presuntos casos de abuso sexual, el autor describe un vídeo en el que había escenas de abusos verbales y juegos enfermizos, pero nada más. También recuerda que los agentes confiscaron ordenadores, fotografías, vídeos, revistas pornográficas y medicamentos. “Había una multitud de libros con fotos de niños y adultos jóvenes en diferentes etapas de desnudez. Las autoridades creían que material como ese podría haber sido utilizado por Michael para desensibilizar a los menores“.

Según los informes, la policía también confiscó una bolsa de Disneyland que contenía ropa de niños y ropa de cama ensangrentada. Jackson fue absuelto de los cargos de abuso infantil en 2005, pero el año pasado, dos presuntas víctimas, Wade Robson y James Safechuck, aparecieron en Leaving Neverland de Channel 4, alegando que fueron abusadas durante varios años.