Mal que les pese, hallan la casa de Hernán Cortés en México

Ahora, cuando se cumplan 500 años de La Noche Triste en la que el español cayó derrotado a manos de los mexicas aparece un importante hallazgo arqueológico

Archaeologists from Mexico's National Institute of Anthropology and History (INAH) work on slabs of basalt, belonging to vestiges of a pre-Hispanic palace and the residence of conqueror Hernan Cortes in Mexico City
Los arqueólogos excavan la residencia de Hernán CortésINAHReuters

La fiebre del derribo de estatuas de personajes históricos que prendió recientemente en Estados Unidos encontró un eficaz cortafuegos en México. A Hernán Cortés, principal conquistador de esta tierra, que podría haber sido blanco de la ira de los manifestantes que lo mismo tumbaron imágenes de esclavistas, conquistadores y misioneros, la ola de protestas lo encontró bien escondido. Es muy difícil encontrar en el país una imagen o estatua de Cortés, hay pocas y están casi escondidas, ninguna gran avenida lleva su nombre y para encontrar su tumba hay que adentrarse en una modestísima iglesia de la capital. Pareciera que está en marcha una secular labor de camuflaje, a pesar de que casi todo en el México actual tiene relación con Hernán Cortés y su victoria sobre Tenochtitlán, el imperio que entonces dominaba México. Ahora, cuando se cumplan 500 años de La Noche Triste en la que Cortés cayó derrotado a manos de los mexicas aparece un importante hallazgo arqueológico que devuelve protagonismo a la incómoda figura del conquistador extremeño.

Arqueólogos mexicanos han encontrado nuevos e importantes vestigios de la conquista, el palacio prehispánico de Las Casas Viejas de Axayácatl, tlatoani de Tenochtitlan entre 1469 y 1481 y una casa encargada por Hernán Cortés, donde vivió algunos años después de su victoria definitiva sobre Tenochtitlán en 1521 y que después fue del sede del primer Cabildo de la Nueva España y del Marquesado del Valle de Oaxaca. Los restos se encontraron bajo el patio principal del Nacional Monte de Piedad, en el centro histórico de Ciudad de México, a un costado de la catedral metropolitana, donde se realizaban obras en la estructura de la construcción actual. El hallazgo se realizó en una excavación entre septiembre de 2017 y agosto de 2018 y aunque de inmediato lo relacionaron con el palacio de Axayácatl, no pudieron anunciar el descubrimiento hasta que confirmaron las suposiciones, según dijo Raúl Barrera, arqueólogo responsable del proyecto, que sigue en marcha y aún no se sabe si será exhibido en el futuro. El nuevo descubrimiento subraya la enorme controversia que aún existe sobre la figura de Cortés, la Conquista y la incapacidad de ambos países de escribir un relato histórico común. Desde hace años la diplomacia española venía trabajando en una conmemoración junto a México de todo lo ocurrido entre 1519 y 1521, pero desde que el presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador pidió cuentas a Felipe VI por la conquista los planes están cancelados así que Hernán Cortés seguirá siendo un personaje proscrito y desconocido.