Una mujer sin melodía

La discurre en un solo día y en el mundo de la música clásica

Corinna Harfouch en un instante del filme
Corinna Harfouch en un instante del filmeRC Rc

Director: Jan Ole Gerster. Guión: Blaz Kutin. Intérpretes: Corinna Harfouch, Tom Schilling, Rainer Bock, Gudrun Ritte. Alemania, 2019. Duración: 98 minutos. Drama.

¿Por qué estar veinticuatro horas con Lara? Es una suicida que, cómicamente, no puede suicidarse, y en ese gesto inconcluso habrá que comprenderla. Ahí está la trampa que nos tiende Jan Ole Gerster, menos inspirado que en «Oh Boy», un poco más frío: por el hecho de ser suicida no habrá que sentir compasión por ella. La compasión nacerá de la hostilidad que provoca en sus compañeros de trabajo, que apenas pueden con su presencia; en su madre, que la odia; en su hijo, al que educó para ser un pianista excepcional (lo es), pero al que critica desde una molesta actitud pasivo-agresiva; en su viejo profesor; en fin, en el espectador, que puede encontrar su antipatía hasta ridícula.

Como estudio de personaje, «La profesora de piano» es una película notable, sobre todo porque cuenta con una actriz entregada (Corinna Harfouch) que sabe imprimirle un patetismo a su crueldad, acaso más humano que el de Isabelle Huppert en «La pianista». Aquí sabremos que no habrá el gesto sádico de la muerte, que el cuchillo en el corazón no podrá romperse con rabia muda. Sabremos que, tal vez, Lara sea demasiado cobarde para cualquier cosa que no sea boicotear a su hijo, moldeando su debilidad a imagen y semejanza de su dolor. No atenderemos a ningún arco dramático, por mucho que haya una esperanza en el horizonte: esto es un retrato al vuelo.