Mata más el machismo que el virus

¿Dónde estaban antes de la pandemia aquellos que ahora aseguran haberlo advertido? en lugar de coger el extintor y apagar el fuego, muchos juegan a la elucubración y el qué hubiera pasado sí...

El personaje de South Park, Capitán a Posteriori
El personaje de South Park, Capitán a PosterioriLa Razón

Capitán a Posteriori es un personaje sulfúrico de South Park, la serie de dibujos animados que uno no sabe cómo sobrevive en el baldado paisaje moral del neopuritanismo. Capitán a Posteriori es Jack Brolin, reportero, que en su doble vida como enmascarado superhéroe sabe siempre lo que habría que haber hecho. En lugar de coger el extintor y apagar el fuego Capitán a Posteriori acude a los incendios para sermonear a las víctimas envueltas en llamas. El monigote gozó de gran popularidad estos meses.

Cuando los populistas a sueldo de los gobiernos acusaban a los críticos de surfear la catástrofe al lomos de un tiburón ventajista: lecciones postcoitales, consejos del día después, aunque el supuesto no se podía saber, nadie podía saber, nadie sabía, nadie supo, no supimos y etc. «En realidad», escribe Richard Horton, director de la prestigiosa revista médica «The Lancet» y profesor de la London School of Hygiene and Tropical Medicine, «cada muerte evidencia una conducta inapropiada y sistémica por parte de los gobiernos, temerarios actos de omisión que puede tacharse de infracciones de los deberes del servicio público».

Mientras «The Lancet» publicaba muchas de las investigaciones contrarreloj sobre el Covid-19, su director estaba horrorizado y fascinado con «el hueco entre la evidencia científica, que seguía acumulándose, y el proceder de los gobiernos». «A medida que la brecha crecía, empecé a enfadarme», añade. Como principal responsable de la revista médica más importante del mundo considera evidente que «las oportunidades perdidas y unos juicios terriblemente erróneos condujeron a la muerte evitable de decenas de miles de personas». Está a cinco minutos de pedir un Nuremberg para juzgar por crímenes de lesa humanidad a la mitad de los gobiernos occidentales.

Todo lo contrario de los palmeros de esos mismos gobiernos, que tachaban de Capitán a Posteriori a cualquiera que haya denunciado la criminal negligencia de quienes, a pesar de estar advertidos, a pesar de los inquietantes precedentes del SARS-CoV-1 y el MERS-CoV, a pesar de que el primer paciente de de Covid-9 fue hospitalizado en Tailandia el 8 de enero, a pesar de que el 24 de enero un grupo de científicos de Hong Kong alertó de que la nueva neumonía podía contagiarse de persona a persona y aunque la OMS alerta ya del riesgo de pandemia el 30 de enero, optaron por encomendarse al detente bala de las estampitas, calificaron la enfermedad de gripe y/o gritaron que mata más el machismo que el virus. Vaya a su salud, y a la de sus desvergonzados sobrecogedores, esta ventana a posteriori. Esta canción de amor, terror y muerte con dinamita incorporada. El pasado, re-comentado desde presente.