Diez perros más famosos que sus dueños

Mascotas que, en parte, hicieron bueno aquello de que el alumno supera al maestro

La perra Laika, momentos antes de ser enviada al espacio
La perra Laika, momentos antes de ser enviada al espacio

Hace siglos que los canes se han convertido en pieza fundamental del día a día del ser humano. Inseparables amigos para muchos, existen numerosos ejemplos de estos “fieles compañeros” que han terminado arrebatando la fama a sus padres o creadores; incluso los hay que pusieron a sus dueños en el mapa.

1. Laika: Primer ser vivo en orbitar alrededor de la Tierra. Un hito en medio de la Guerra Fría con el que la URSS quiso marcarse un tanto; sin embargo, la controversia fue ligada a un proyecto que nunca se diseñó para que tuviera fecha de regreso. La muerte de la perra doméstica tras un mes dando vueltas por el espacio desató las iras del movimiento animalista de todo el mundo.

La RazónLa Razón
2. Cujo: Este San Bernardo con, digamos, bastante carácter da nombre a una de las novelas (en este caso de terror psicológico) más conocidas de Stephen King. Los Trenton son aterrorizados por Cujo, centro de la acción y mascota del mecánico Joe Camber, que nunca se preocupará de vacunarlo contra la rabia.

3. Puppy: “Cachorro”, en su traducción al castellano. Nadie duda de la importancia de su “padre”, el artista estadounidense Jeff Koons, pero si salimos a las calles de Bilbao, a la misma puerta del Museo Guggenheim que custodia, seguro que la mayoría de viandantes dirá antes Puppy que Koons. Los doce metros de alto de este West Highland White Terrier (1992) son en sí mismos un emblema de la capital vizcaína.

Los reyes visitan Bilbao y Vitoria
BallesterosEFE
4. “El sabueso de los Baskerville”: Novela de Arthur Conan Doyle, de 1901, en la que el protagonista vuelve a ser Sherlock Holmes. Aunque en esta ocasión la fama también se ha conservado para ese perro fantasma surgido de la leyenda de Richard Cabell, inspiración directa del libro. Cuentan que la noche de su entierro apareció un espíritu canino que se detuvo en su tumba a aullar. Luego, ya fue Conan Doyle el que aderezó la historia.

5. Colmillo Blanco: Novela de Jack London publicada en 1906 que nos transporta hasta el Yukón canadiense y a la fiebre del oro de Klondike de finales del XIX. La trama se mueve en torno a la domesticación de un perro lobo salvaje que se popularizó todavía más con la película de 1991 de Randal Kleiser.

La RazónLa Razón
6. Lassie: Esta collie llegó a ser apodada como “la perra más famosa del mundo”; y es que Lassie se convirtió en toda una estrella durante los años 40 y 50. Películas, series de televisión y libros fueron el mejor escaparate para que esta “mascota” del autor británico Eric Knight desarrollase sus aventuras. “Lassie: vuelve a casa”, publicado en 1938 en el periódico “The Saturday Evening Post” fue su primera aparición pública.

7. Totó: Ya en la primera edición de “El maravilloso mago de Oz” (1900) aparece dibujado este pequeño terrier que se convertiría a la larga en el inseparable compañero de caminatas de Dorothy Gale. De su granja en Kansas a la prometida tierra de Oz, pasando, por supuesto, por esas mágicas baldosas amarillas.

8. Scooby Doo: Sus creadores fueron William Hanna y Joseph Barbera, dos nombres que, sin despreciar, no pueden hacer sombra al protagonista de una saga que ya suma más de 50 años y que esta misma semana ha estrenado película. Junto a Shaggy Rogers, el gran danés más famoso de la animación lidera a una pandilla de jóvenes detectives.

9. Pancho: Aunque su nombre real fue Cook, la fama de la televisión, incluso de la gran pantalla, le llevó a ser conocido como Pancho. Los anuncios de la Primitiva le convirtieron en el perro-actor más cotizado de la pantalla española, cobrando hasta 500 euros por cada día de rodaje. Nacido en Casteldefels en 2000, este Jack Russell terrier pasó por series como “La que se avecina”, “Aquí no hay quien viva” y “Los Serrano”.

10. Snoopy: Ya son 70 los años que cumple el beagle más conocido de la pantalla. Tal ha sido su fama en este tiempo que hasta la NASA lo terminó “fichando” como mascota. Como curiosidad del perro de Charlie Brown, la agencia espacial otorga el Premio Snoopy a sus empleados por logros vinculados a la mejora de la seguridad o al éxito en una misión espacial.