Ai Weiwei lanza una bomba

El artista chino reabre el Museo de la Guerra de Londres con una exposición sobre los horrores de la destrucción

Quedan pocos días para el 75 aniversario del estallido de una bomba que cambió el siglo XX, la de Hiroshima, bautizada como “Little Boy”. Eran los albores de la Segunda Guerra Mundial y, con Alemania rendida hace meses, aquella detonación era un motivo más por el que el conflicto del Pacífico debía llegar a su fin. El proyectil lanzado desde el “Enola Gay” a instancia del presidente Truman demostraría al mundo la atrocidad de la energía nuclear aplicada a la guerra.

Tres cuartos de siglo después, las mentes de las generaciones posteriores siguen interiorizando la imagen de ese hongo de más de 10 kilómetros de alto que terminó con la vida de decenas de miles de personas como la imagen del horror de todas las bombas, pero concentradas en un solo instante.

De ese y otros muchos proyectiles se nutre ahora el Museo Imperial de la Guerra de Londres, que reabrirá este sábado con una impactante exposición del artista chino Ai Weiwei sobre la historia de las bombas, como ha anunciado este miércoles la organización. Después de tres meses cerrado a causa a la pandemia del coronavirus, el centro militar vuelve a abrir sus puertas para descubrir al público la destrucción a través de las bombas.

A través de una composición que cubre el suelo y las escaleras del museo, el autor ha capturado las imágenes de 50 bombas que han sido utilizadas en algún momento desde la Primera Guerra Mundial a la actualidad. Mientras el mundo intenta deshacerse de una pandemia, Ai Weiwei reflexiona sobre la capacidad autodestructiva del ser humano y su intento de aniquilar al adversario en más de un siglo de historia.

Llega así el autor chino a un país en el que expone a menudo y en el que son buenos conocedores de sus esculturas, fotografías, instalaciones, películas y otros proyectos, normalmente encauzados con un tono política y cultural.