La infancia de Delibes en Molledo 100 años después

Miguel Delibes se inspiró en su infancia en Molledo para escribir "El camino". Un recorrido interactivo recuerda el escritor.

Thumbnail

Molledo es un municipio cántabro de mil quinientos habitantes. Alejado de las rutas turísticas, durante décadas ha vivido dando la espalda a uno de sus paisanos más ilustres: Miguel Delibes. Aquí, a doscientos kilómetros de Valladolid, en el verde valle del Besaya, el escritor pasó los veranos de su infancia. Era el pueblo de su padre Adolfo y de su abuelo Frédéric, que dejó Francia por Cantabria para participar en la construcción del ferrocarril.

En ningún punto de El camino se dice que el pueblo del Mochuelo, el Tiñoso y el Moñigo es Molledo. Carmen Múgica lo descubrió cuando tenía 15 años. Una amiga le prestó el libro y, llegada al tercer capítulo, lo vio claramente. “Ya los primero dos capítulos los lugares me resultaban familiares. Aquel pueblo del libro era mi Molledo. Entonces cerré el libro y lo volví a empezar con otra mentalidad”.

Si ahora Molledo tiene una ruta literaria con los lugares del Camino se lo debe a ella y a su amor por este libro. Desde mayo de 2019, el ayuntamiento ha colocado 8 placas informativas y tótems con códigos QR para identificar los lugares de la novela.

De la clase a la calle

El recorrido está diseñado a través de los capítulos del libro. La primera parada se encuentra justo antes de entrar al pueblo, en el punto donde la carretera y la vía del tren cruzan el Besaya. Unos cientos metros más adelante el río toma el nombre de “el Chorro”: es aquí donde se suicida la Josefa y muere el Tiñoso resbalando en las piedras mientras se baña.

La casa de Miguel Delibes se reconoce por el blasón que lleva la fachada. Más adelante aparecen los lugares de los otros protagonistas: la casa del Mochuelo, la botica, la villa del Indiano. Algunos han permanecido casi intactos, como eran en los años cincuenta.

Con una copia del Camino, desgastada y llena de subrayados, Carmen organiza visitas de dos horas a lo largo de la ruta. Esta profesora jubilada empezó a construir esta ruta en los años 80, cuando era profesora de EGB en un colegio de las carmelitas vedruna y leía El camino en clase en voz alta. “Al días siguiente venían diciendo que habían estado en todos los sitios del libro”, recuerda Carmen.

Delibes, ilustre olvidado

El Camino es una novela de iniciación. A los niños les gusta porque descubren muchas cosas: se habla del origen del amor, de la amistad pero sobre todo del sentimiento de pérdida del paraíso infantil que conlleva la vida adulta. Es esta pérdida la que siente el Mochuelo cuando sube al tren para ir a estudiar a la capital”.

Molledo se convirtió en plató de televisión en 1977, cuando la directora Josefina Molina grabó para TVE una miniserie inspirada en El camino. Sin embargo, Carmen reconoce que durante muchos años el pueblo ha descuidado a su más ilustre veraneante. La ruta se quedó como una actividad didáctica hasta 2009, cuando Miguel Delíbes, ya con 89 años, fue nombrado hijo adoptivo de Molledo. Fue entonces cuando Carmen hizo la primera visita pública guiada de su recorrido.

Se han necesitado 10 años más, con Carmen ya jubilada, para que aquellas clases al aire libre se convirtieran en una ruta literaria señalizada: “tenemos muchas solicitudes de grupos de lecturas, colegios e institutos de la provincia, grupos de profesores y turistas”.

En el totem interactivo cerca de la casa de Delibes se puede escuchar la carta que el novelista envió en 2009 a la entonces alcaldesa Teresa Montero: “Amo a Molledo [...]. Viví en él mi infancia y cuatro o cinco veranos de mi adolescencia. Fui feliz siempre. Me entusiasmaba el paisaje, la vida del valle de Iguña, de la que me sentía parte”.

Contrariamente a lo que se podría pensar, Carmen nunca conoció a Miguel Delibes. “Le veía pasar por el pueblo pero nunca me acerqué para hablar con él”, recuerda. Sin embargo, la relación es estrecha con Germán y Elisa, los hijos del escritor, que han participado en la organización del programa para el centenario del nacimiento de Delibes (nacido en Valladolid en 1910). Unas celebraciones que el coronavirus ha obligado a posponer a 2021.