Una jornada para no aburrirse

La brasileña “Tres veranos” y “Los europeos”, adaptación de la novela de Rafael Azcona, convencen entre el público

Raúl Arévalo (izda.) y Juan Diego Botto en "Los europeos"
Raúl Arévalo (izda.) y Juan Diego Botto en "Los europeos"LR La Razón

Nos estamos acercando al final de este festival y, por lo tanto, hoy hemos visto dos películas como ya es habitual. Empezamos con un largometraje brasileño proyectado con subtítulos en castellano titulado “Tres veranos”, de Sandra Kogut, esta señora hace una película coral de bastantes personajes que se mezclan, hablan, les suceden cosas y discurre con una cierta amenidad, no aburre. Es una mezcla de personajes masculinos y femeninos de distinto origen social, incluyendo emigrantes clandestinos, que transcurren con sus pequeños problemas diarios que con la magia del cine se convierten en grandes.

La última ha sido “Los europeos”, de Victor García León, es un filme que, en cierta manera, hace recordar las viejas películas de Alfredo Landa pero que han evolucionado y ahora en la actualidad dos amigos ligan que es un primor en Ibiza en los años cincuenta. Hace sonreír, a veces reír, está bien hecha y recomendable por el trato de los personajes con el respectivo casting femenino, ya que es una coproducción con Francia. Película muy recomendable por el rato agradable que pasamos viéndola.