Fernando Aramburu rechaza el cartel de “Patria”: “pierde de vista el dolor de las víctimas”

La adaptación que hace HBO a serie de la novela se anuncia con un cartel y un lema que diferentes partidos políticos califican de “equidistante”

La novela “Patria”, del escritor vasco Fernando Aramburu tuvo un enorme éxito de ventas. Tras superar la 28ª edición, los derechos de la historia, ambientada en el conflicto vasco, fueron comprados por HBO para llevarse a una serie de factura española. El primer cartel promocional de la nueva producción ya ha levantado debates al considerar algunos que “equipara” a las víctimas del terrorismo con los presos de ETA. El cartel está dividido en dos mitades. A un lado, una mujer abraza un cadáver (su marido, que acaba de ser objetivo de un atentado de la banda terrorista). Al otro, un joven desnudo está tirado en el suelo de una habitación oscura y al fondo aparecen otras tres personas, es decir, un condenado o sospechoso de ETA aparentemente torturado en dependencias policiales. Todo ello acompañado de la frase “Todos somos parte de esta historia”.

Fernando Aramburu, que ha podido ver ya la serie completa, ha expresado su desagrado sobre el cartel y también sobre “algunas escenas que le chirrían”, pese a que, en líneas generales, asegura que la producción respeta el argumento de su obra. Así se expresaba en una entrada de su blog personal que ha hecho pública hoy. Para el escritor, la imkagen promocional “incumple una norma que yo me impuse cuando escribí mi libro: no perder de vista el dolor de las víctimas del terrorismo, tratarlas con la empatía y el cariño que merecen. La serie, en mi opinión, sí lo hace”.

La vicesecretaria de Organización del PP y presidenta del partido en Navarra, Ana Beltrán, reclamó a HBO que retire el cartel publicitario. “Pedimos la retirada de este cartel, que falta a la verdad, blanquea el discurso de ETA, equipara a víctimas con verdugos y humilla a los asesinados, heridos, secuestrados y extorsionados por la banda”, ha escrito en su cuenta de Twitter. “Este cartel es una vergüenza y un insulto”, ha escrito en la misma red social el presidente del PP de Álava, Iñaki Oyarzábal. La delegada de Cultura del Ayuntamiento de Madrid Andrea Levy señaló que el cartel le da “asco” por hacer “historia sin olvidar quienes fueron víctimas y quienes verdugos”. Las críticas han llegado también desde Vox y Ciudadanos. Para la portavoz adjunta de Vox en el Congreso, Macarena Olona, es un “cartel patrocinado por Bildu y el PNV”. Desde Ciudadanos, su portavoz Melisa Rodríguez también ha denunciado que se iguale a víctimas y verdugos: “Es destrozar la historia y este cartel es muestra de eso”. La responsable de Cultura, Marta Rivera, ha confiado en que la serie se parezca a la “maravillosa” novela y no al “lamentable” cartel. “El cartel es una basura indigna de la historia que cuenta ‘Patria’. De la historia de casi 1000 muertos”, ha dicho. Por su parte, desde la Asociación de Víctimas del Terrorismo expresaron su malestar por considerar que con esos mensajes “se manipula el verdadero relato del terrorismo en España”

Reproducimos las reflexiones de Fernando Aramburu, el autor de la novela:
“El primer cartel promocional de la serie de televisión Patria me parece un desacierto. A diferencia de numerosos opinantes precipitados, he visto los ocho capítulos de la serie. Hay en dichos capítulos una o dos secuencias que me chirrían; pero la trama es en líneas generales próxima a lo que yo narré en mi novela, con una clara línea divisoria entre quien sufre y quien hace sufrir; al mismo tiempo, con un nítido propósito de mostrar la circunstancia humana de cada uno de los personajes. Los pasajes de la filmación en que se muestran escenas de atentados de ETA son explícitos y están claramente vinculados a la ideología que los propició, no dejando margen alguno para elucubraciones justificadoras. También quedan claras las consecuencias del terrorismo en la vida privada de quienes lo padecieron.
Juzgo que este primer cartel (seguirán otros menos susceptibles, según creo, de generar polémica) no es suficiente para formarse una impresión completa de la serie, por más que esta incluya, como mi novela, un episodio de malos tratos en comisaría, cosa que solía ocurrir, si bien a espaldas de la ley; ley, que como se sabe, fue aplicada en ocasiones con resultados condenatorios.
Atribuyo el cartel a una estrategia de márquetin que no comparto. Incumple una norma que yo me impuse cuando escribí mi libro: no perder de vista el dolor de las víctimas del terrorismo, tratarlas con la empatía y el cariño que merecen. La serie, en mi opinión, sí lo hace”.