Heroínas españolas: Ximena Blázquez, la mujer que salvó Ávila de los musulmanes

Con el ejército de la ciudad en el exterior, estableció una estrategia que implicó al resto de la población para ahuyentar al enemigo

Aunque los libros de Historia estén casi vacíos de mujeres, lo cierto es que hay muchas féminas que fueron trascendentales para el desarrollo de nuestro país. El mejor ejemplo es Ximena Blázquez, gobernadora de Ávila que, durante el siglo XII, evitó que los musulmanes entraran en la ciudad masacrando a la población.

Sí, una mujer en un puesto de importancia política en el siglo XII, algo que cuesta ver incluso en el siglo XXI. Pero es que Blázquez contaba con el favor del alcalde de la ciudad, Fernán López Trillo, que era su marido. Así que cuando él decidió marcharse con las tropas abulenses, dejó a su esposa a cargo de la urbe con el título de gobernadora.

Claro que cuando López Trillo sacó las tropas de la ciudad para enfrentar a los musulmanes, éstos doblegaron esfuerzos y pensaron en mandar una buena cantidad de hombres a sitiar Ávila cuando no tenía ejército. La estrategia era muy inteligente y parecía que triunfaría sin problemas. Sin embargo, Blázquez era más lista y valerosa.

Ordenó a toda la población que quedaba en la ciudad, incluidos los ancianos, los niños y las mujeres, que se disfrazasen de soldados y, por la noche, subiesen a la muralla con antorchas. De esa manera, los musulmanes que estaban en el exterior para informar sobre si el ataque era posible, creyeron que habían subestimado el volumen del ejército de Ávila y que dentro habían quedado más hombres de lo que pensaba. Por lo tanto, recomendaron a sus superiores no asediar la ciudad.