5 claves del juicio de la SGAE

Ayer arrancó el juicio contra Teddy Bautista, ex presidente de la institución, y otros 10 acusados por un presunto desvío masivo de fondos de la entidad

Ayer arrancó en la Audiencia Nacional el juicio contra Teddy Bautista, quien fuera presidente de la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) de 77 años, y otros 10 acusados por un presunto desvío masivo de fondos de la entidad en el marco de la “operación Saga”.

¿Qué debemos saber para entender y seguir el caso?

En familia

Todo comenzó en julio de 2011, cuando Bautista fue detenido, junto con nueve personas, acusado de apropiación indebida o de administración desleal. Ahora, nueve años más tarde, comienza una vista en la que la Fiscalía Anticorrupción intenta demostrar la existencia de “una sofisticada estratagema para derivar masivamente fondos de la SGAE”, presuntamente “autorizada, consentida y también impulsada por Bautista”. Entre los imputados figuran también 14 empresas, José Luis Rodríguez Neri, su esposa, su cuñada y su hermana, así como los entonces director general y financiero de la SGAE.

Penas y multas

Se estima que el perjuicio causado a la SGAE alcanza los 47,6 illones de euros y que 9 de los 11 acusados tendrían que indemnizar a la entidad dicha cantidad. Por su parte, Anticorrupción pide para Bautista, que sigue defendiendo su inocencia, 7 años de cárcel y una multa de 135.000 euros. Pero no es el principal imputado, sino que Rodríguez Neri se enfrenta a la pena más alta: 12 años y medio de prisión y una multa de 270.000, ya que se le acusa de falsedad de documentos mercantiles y asociación ilícita. La fiscalía entiende que se pretendía desviar millones de la SGAE hacia su filial digital, SDAE, dirigida por Neri, y a una serie de empresas tapadera por servicios que, en muchos casos, ni siquiera existieron.

Microgénesis

El tribunal ha decidido excluir a una decena de sociedades mercantiles como responsables civiles subsidiarias, ahora que la propia institución tiene intención de reclamar a posteriori contra ellas en la vía civil, y no en la penal. Entre estas sociedades está Microgénesis -presidida por la mujer de Neri, María Antonia García Pombo-, a la que, según Anticorrupción, se habrían adjudicado proyectos de desarrollo tecnológico, en algunos casos ficticios. Por su parte, destaca el proyecto Teseo: la acusación cree que supuso uno de los principales canales e desvío de fondos, mientras que Bautista argumenta que es uno de los pilares sobre los que se sustenta el funcionamiento digital de la entidad que presidía.

Bautista comparece

Se preveía que la vista oral que se celebra hoy continuaría con la declaración de Rodríguez Neri, para más tarde comparecer ante el tribunal su ex socio, Rafael Ramos, para quien la Fiscalía pide idéntica pena. Sin embargo, parece haberse alterado el orden, pues es Teddy Bautista quien se sienta a declarar sobre lo que el Ministerio Público califica como “una sofisticada estratagema para derivar masivamente” fondos de la institución.

“Inquisitorial”

Será un proceso largo, pues el calendario de sesiones previstas se alarga hasta diciembre, 9 años y medio después de las detenciones. En la primera vista, celebrada ayer, las defensas se emplearon a fondo planteando al tribunal las cuestiones previas, la supuesta vulneración de derechos fundamentales -entre otras cosas cuestionaron la legalidad de las intervenciones telefónicas a los imputados- que pueda sustentar la nulidad de una investigación que han llegado a tachar de “inquisitorial”.