La alerta roja de la cultura se escucha en 28 ciudades

La protesta, que suma 25.000 participantes, pide el rescate del sector, en fase «crítica»

El sector de los eventos vivió ayer una jornada histórica de movilización; 28 ciudades en toda España acogieron una protesta organizada bajo el colectivo Alerta Roja con cuidada puesta en escena y todo el rigor en cuanto a medidas de seguridad, a las que acudieron miles de trabajadores y que fueron secundadas en las redes sociales por decenas de artistas ayer. Más de 25.000 personas se acercaron a una de estas concentraciones para dar visibilidad a una realidad que también se escenificó con 2.500 «cases» o cajas donde se transporta el equipo técnico para los eventos, como símbolo de su nula actividad, a modo de ataúd. La protesta tuvo también algo de evento de masas: se controló el aforo, la asistencia y la identidad de los presentes para favorecer la trazabilidad en caso de que se produjera algún contagio del Coronavirus, el origen de todos estos males. «El sector está viviendo una situación límite, que, de no paliarse, supondrá la ruina de miles de familias, la imposibilidad de mantener el empleo y la inviabilidad futura de las empresas y de la actividad», denunciaba la plataforma en el manifiesto conjunto que se leyó en Madrid.

Entre las principales reclamaciones, una que parece casi preliminar: un convenio colectivo nacional para un sector sujeto a la precariedad y la temporalidad. También la creación de una mesa de trabajo interministerial que incluya las carteras de de Trabajo, Hacienda, Asuntos Económicos, Cultura y Deporte, e Industria, encaminada a «tomar medidas urgentes en las próximas semanas que garanticen la supervivencia del sector». La plataforma Alerta Roja hizo público un documento con las demandas específicas, relacionadas especialmente con la moratoria o exención de algunos impuestos, entre otras medidas. El sector del espectáculo y los eventos aglutina a profesionales y empresas con un impacto directo estimado en el tejido económico del 3,8% del PIB español y es creador de 700.000 puestos de trabajo relacionados, según los datos de los organizadores de la protesta.

Apoyo en redes

En las redes sociales, desde Alejandro Sanz, Ana Torroja y Raphael hasta Vetusta Morla, pasando por Mónica Naranjo, Izal, Sidonie, Jorge Drexler, La Bien Querida, Lori Meyers, Miguel Ríos, Vega y Rozalén, entre otros, mostraron su apoyo al colectivo. Bajo el hashtag #alertaroja, han denunciado la situación de un sector que «está pasando momentos duros» y que «cada vez está latiendo más lento». No solo el mundo de la música ha reivindicado esta situación. También actores como Carlos Bardem, Laia Marull y Álvaro Morte. Espacios como la sala El Sol en Madrid, el Teatro Cervantes de Málaga y la Fundación Telefónica, entre otros, se han «solidarizado» con el mundo de la cultura. Ahora es el turno del Gobierno.