Dani Rovira habla sin tapujos de su cáncer: "No he vivido con miedo, pero sí con respeto

Con motivo del Día Mundial del Linfoma, el artista concedió una entrevista para explicar cómo supo que estaba enfermo y cómo lo vivió.

Hace unas semanas, Dani Rovira daba una buena noticia a sus fans: se había recuperado del Linfoma de Hodgkin, cáncer que le diagnosticaron en marzo. Desde entonces, el actor se ha mostrado abierto a la hora de hablar de la enfermedad, así como ha demostrado apoyo a todas las personas que desafortunadamente vivan una situación similar. Muestra de ello, fue la entrevista que protagonizó el martes con la Fundación Josep Carreras.

Con motivo del Día Mundial del Linfoma, Rovira confesó de qué forma descubrió que tenía cáncer. “El chivato fue una especie de doble bulto en la parte de la clavícula. Mi mejor amiga es médico, pero por muchas fotos que le mandara nunca se sabe. Me dijo: ‘Si en una semana no remite, pueden ser mil cosas’. Muchas de esas cosas no me las decía por no asustarme. Parecía que iba agrandando".

“Ahí descubrí el mediastino, una especie de hueco dual que está en el esternón por donde pasa el sistema linfático y que tiene forma de huevo", explicó. Entonces ya había comenzado el estado de alarma mientras que, a principios de septiembre, el artista explicó en “El programa de Ana Rosa” que lo vivió con buena actitud: “Me dijeron que el tipo de cáncer que he tenido era de los que mejor pronóstico tenía, con un 80% de probabilidad de curación”.

Confiesa que fue “muy duro verle las orejas al lobo”. Sin duda, un mal trago, aunque no vio la muerte “ni de lejos", continuó, “no he vivido con miedo, pero sí con mucho respeto”.