«Antidisturbios»: la serie del año en la que llueven hostias para todos

Rodrigo Sorogoyen presenta la serie con la que le da una vuelta al género policiaco y que estrenará el 16 de octubre en Movistar

Tras «Que Dios nos perdone» (2016), Isabel Peña y Rodrigo Sorogoyen se quedaron con el runrún de ir más allá del personaje de Roberto Álamo; luego, se les cruzó por la cabeza un ambiente policial en el que una mujer se enfrentase al mundo y a varias de sus masculinidades; y, entonces, «voila», salió «Antidisturbios», la mezcla de «dos impulsos que nos podían divertir». Es la manera que tiene la guionista de presentar la serie que ayer, en medio del temporal, desembarcó en el Festival de San Sebastián. Una ficción en la que Sorogoyen empotra al espectador en el grupo de intervención policial: «Me gustaba la idea de meternos en el cuerpo de un antidisturbios», afirma el director de una experiencia en la que «las hostias y las órdenes se reciben en primera persona. No como cuando ves una película, sin más, desde el sofá».

Ahí queda marcado el origen de una ficción que, a medida pasan sus seis episodios, va evolucionando hasta salir del cuerpo de los agentes para recuperar la posición de mero espectador: «Porque el prejuicio que se predispone en una serie que se llama “Antidisturbios” es muy poderosos. No son los mismos que si se llamasen “Científicos”», ríe un Sorogoyen que también afirma que esos recelos iniciales «son injustos» y que, una vez completado el visionado, «el espectador ya está en condición de juzgar si son o no unos bestias».

Así, Raúl Arévalo, Álex García, Hovik Keuchkerian, Roberto Álamo, Patrick Criado y Raúl Prieto representan ese catálogo de personalidades que viajan dentro del furgón. «Cuando piensas en los antidisturbios tiendes a englobarlos a todos en el mismo paquete, como si fueran iguales, buenos o malos, pero quedando con ellos te encuentras con que cada uno tiene sus motivaciones y su temperamento». Juntos, los seis policías afrontarán el desahucio que inicia la producción de Movistar (16 de octubre).

Un comienzo muy pensado por sus creadores «porque nos parecía el material perfecto para exponer la complejidad del trabajo de estas personas», defiende Peña. «Tienen la mala suerte de que su trabajo, a veces, consiste en echar a la gente de sus casas», apunta el director.

Durante ese desalojo del primer capítulo, los antidisturbios deberán hacer frente al fallecimiento de un joven que supondrá una investigación de Asuntos Internos liderada por una «joven y ambiciosa», definen, inspectora (Vicky Luengo). Ella será la encargada de levantar una alfombra que conducirá a las más altas esferas de poder y a siniestros personajes que recuerdan, tanto en sus maneras como en su vestimenta, al ex comisario José Manuel Villarejo. En palabras de Sorogoyen: «Es un personaje fascinante para utilizarlo dramáticamente es muy tentador, aunque en la realidad no hace la misma gracia».