Traducen por primera vez al español “Coloquios”, obra de Erasmo de Rotterdam censurada por la Inquisición

Filólogos de varias universidades españolas han traducido íntegramente esta obra “ácida y desvergonzada”, prohibida por el Santo Oficio al contener críticas políticas y religiosas

El compromiso de la Inquisición con la censura fue tan sistemático y arrasador que aún hoy existen obras que siguen perjudicadas por ella. La censura de libros estaba a la orden del día en aquella época, con el objetivo de eliminar toda idea política o religiosa que pudiera ser peligrosa para el sistema. Aunque este no fue el único crimen de la Inquisición, sí fue bastante perjudicial para el acceso de la población a la cultura, así como supuso una prohibición total de la libre lectura.

En esta línea, un proyecto de investigación trata de contribuir al mejor conocimiento de la obra humanista y de la lectura que se hacía de ella en España en el siglo XVI. Y, para ello, han recuperado “Coloquios”, de Erasmo de Rotterdam, obra censurada y que por primera vez se ha traducido íntegramente al castellano.

Un grupo de filólogos de varias universidades españolas han traducido este libro prohibido por la Inquisición, ya que en sus líneas se hace una crítica a la sociedad y a determinadas prácticas religiosas. Ha sido el área de Filología Latina de la Universidad de Córdoba (UCO) la que ha coordinado el proyecto.

Julián Solana, investigador principal del proyecto, ha explicado que se trata de una obra “ácida y desvergonzada”, que por primera vez ha sido traducida por completo al español gracias a la idea del proyecto mencionado, llamado “Bibliotheca Erasmiana Hispanica”.

“Coloquios” fue muy perseguida por cuestionar prácticas sociales y creencias religiosas profundamente arraigadas en la época, como eran la prohibición de comer carne en Cuaresma o las peregrinaciones. Asimismo, Erasmo de Rotterdam denunciaba en esta obra las miserias de la guerra y los matrimonios de conveniencia, así como su reprobación hacia el culto a la apariencia y al engaño como forma de vida.

“Esa forma de señalar con el dedo la realidad contemporánea despertó a la vez mucha admiración y mucho rechazo”, explica Julián Solana, quien añade que entre los críticos más “furibundos” de la obra estuvieron, no solo en España sino en toda Europa, las órdenes religiosas que denunciaban en Erasmo unas ideas que simpatizaban con las de Lutero".

Desde que fue incluida en los libros prohibidos y expurgados del Santo Oficio, no se volvió a publicar una traducción hasta 1911, cuando Josep Pin y Soler lanzó en catalán doce de los coloquios. Asimismo, durante el último siglo se han publicado diversas traducciones parciales de la obra. Pero no ha sido hasta hoy que se ha lanzado la primera versión completa en español, incluyendo todos los textos preliminares de la primera edición y 63 coloquios.