Brigitte Bardot: 5 películas que la convirtieron en un fenómeno

La actriz cumple hoy 86 años y, aunque lleva 42 alejada de los focos, continúa siendo recordada como un icono sexual y estilístico

El símbolo femenino, icono sexual e inspiración del estilismo Brigitte Bardot cumple hoy 86 años. Nacida en París, durante su carrera lanzó 48 películas y 80 discos, alcanzando tal fama que aún hoy se sigue admirando su perfil. Bardot sigue siendo recordada como un icono de la belleza exótica y de la sexualidad femenina, aunque se retiró del mundo del espectáculo hace 42 años para irse a vivir en una mansión. Una casa refugio donde la actriz convive con más de 1.000 animales abandonados, ejemplo de su activismo en favor de los derechos de los animales. Recopilamos 5 títulos que ayudaron a Bardot a forjar el conocido “Fenómeno BB”.

“Y Dios creó a la mujer” (1956)

Escrita y dirigida por Roger Vadim, esta cinta está protagonizada por Brigitte Bardot, Jean-Louis Trintignant y Christian Marquand, entre otros. Fue un absoluto éxito en taquilla, así como lanzó al estrellato internacional a Bardot: fueron sus primeros pasos para transformarse en un icono del estilismo y la sexualidad. Incluso llegó a causar polémica entre los grupos más conservadores de la época. La intérprete da vida a Juliette, una huérfana que se ayuda de su belleza y su físico para conquistar su libertad en una sociedad dominada por los hombres. De esta manera, la actriz transmite una imagen seductora, juvenil y rompedora.

“En caso de desgracia” (1958)

La película, dirigida por Claude Autant-Lara, toma una novela de Georges Simenon como punto de partida. Junto a Jean Gabin, Bardot es protagonista de una película que causó polémica en la época, tanto por su historia como por sus imágenes. La censura eliminó una escena en la que la intérprete aparecía levantándose la falda y mostrando su trasero a la pantalla.

“La verdad” (1960)

Película francesa dirigida por Henri-Georges Clouzot, cuenta en su reparto con Bardot, Sami Frey, Charles Vanel y Marie-José Nat, entre otros. En este caso, la actriz se mete en el mundo dramático dando vida a Dominique Marceau, quien es juzgada por el asesinato de Gilbert Tellier. A través de un encanto devastador, la actriz explora en la cinta un desafío interpretativo, hasta tal punto de que unos meses después de haber finalizado el rodaje, la actriz intentó suicidarse.

“Vida privada” (1962)

Con Louis Malle como guionista y director, Bardot da vida en esta película a Jill, quien se instala en París para convertirse en bailarina. Rápidamente pasará de ser una modelo de revista a convertirse en una estrella acosada por la fama. Malle se sumergió en esta cinta en el fenómeno de Bardot exponiendo su plenitud física y referente al talento.

“Le Mépris” (“El desprecio”) (1963)

Con esta película, la figura de Bardot obtuvo mayor reconocimiento si cabe. Dirigida por Jean-Luc Godard, cuenta la historia de una película que se construye de manera paralela a la destrucción de una pareja. Bardot realizó una de sus interpretaciones más valoradas en esta película, con Michel Piccoli como coprotagonista.