El Teatro Real reducirá su aforo al 40% para la temporada de flamenco

Después de la polémica que desató la distancia de seguridad durante “Un Ballo in Maschera”, la institución adopta un protocolo propio y mucho más restrictivo que el autonómico

Curarse en salud. Aunque hay mucho que curar. Aunque la salud sea relativa. Así podría definirse la estrategia del Teatro Real de cara a su nueva temporada de flamenco en vivo, “Flamenco Real”. Desde el 13 de noviembre y hasta el 29 de julio de 2021, la institución ha planificado una vuelta al tablao de la manera más segura posible, reduciendo su aforo hasta el 40% y aplicando medidas de protección sanitaria más restrictivas que las del protocolo de la Comunidad de Madrid y el Estado.

De hecho, de las 324 localidades que podría albergar la sala dedicada al flamenco hasta el próximo verano, solo se ocuparán 130. Ahora sí, y para evitar altercados como los que llevaron a suspender “Un ballo in maschera” hace unas semanas, cada compra bloqueará las localidades colindantes para evitar aglomeraciones sea cual sea la zona que elija el espectador o su grupo familiar. A ello hay que sumar las ya aplicadas medidas relacionadas con el uso de gel hidro-alcohólico y la mascarilla de manera permanente.

Durante la presentación, a la que acudieron Ignacio García-Belenguer como representante del Teatro Real y Aurelio Solana como co-productor, tuvo lugar un pequeño adelanto de lo que está por venir: Ricardo Fernández del Moral a guitarra y voz, y el bailaor Eduardo Guerrero deleitaron a los asistentes con todo su arte encima de la nueva ubicación, que es otra de las novedades. Aunque en anteriores etapas el Real se convirtió en un pequeño tablao con mesas en las que se servía comida y bebida, ahora los espectadores estarán sentados de forma más convencional, rodeando el escenario y dejándolo en el centro de la ubicación.

El acto, además de para presentar una temporada en la que pasarán por Madrid artistas como El yiyo, Amador Rojas, Kiki Morente o el siempre presente Antonio Canales, sirvió para revelar el cartel de la presente edición de Flamenco Real, dedicado a la Medalla de Oro de las Bellas Artes, Blanca del Rey.