La Baldufa, Premio Nacional de Artes Escénicas para la Infancia y la Juventud

El jurado destaca “su concepción del espectador como ser capaz, crítico y reflexivo sea cual sea la edad que tenga” y su capacidad para crear “universos híbridos de gran riqueza poética visual”

La compañía de comediantes La Baldufa ha sido galardonada hoy con el Premio Nacional de Artes Escénicas para la Infancia y la Juventud “por su permanente compromiso tanto con la innovación escénica más transgresora como con la tradición teatral y circense logrando de esta manera crear universos híbridos de gran riqueza poética visual”. Al mismo tiempo, el jurado ha subrayado “su concepción del espectador como ser capaz, crítico y reflexivo sea cual sea la edad que tenga” y ha destacado “su capacidad de transitar de lo trágico a lo cómico sin esconder al público de menor edad temas complejos y controvertidos”. “Estamos encantados con la argumentación", ha reconocido Enric Blasi, miembro de la compañía: "Describe perfectamente nuestro objetivos y nuestra manera de entender el teatro”.

El Premio Nacional de Artes Escénicas para la Infancia y la Juventud recompensa la meritoria labor de una persona o entidad en el ámbito de las artes escénicas para el público infantil y juvenil, puesta de manifiesto preferentemente a través de una obra o actuación hecha pública o representada durante el año 2019. En esta ocasión, el reconocimiento es para esta compañía fundada en Lérida en 1996 con el objetivo de ofrecer espectáculos de alta calidad artística, multidisciplinares e ideológicamente comprometidos con los valores de solidaridad, tolerancia y respeto.

“Va a quedar pelota si lo digo ahora (después de la concesión del premio), pero la sensación es que la cosa era tan gorda que yo creo que se han puesto las pilas, tanto Cultura como la Generalitat catalana, desde nuestra experiencia personal. ¿Que se podía hacer más? Sin duda, pero tal vez tendríamos que cambiar el modelo de país”, señalaba el actor a Europa Press.

Su energía creativa y su permanente indagación en diferentes registros conectan a esta compañía con lo juvenil, una cualidad que aúnan con una trayectoria dilatada y rigurosa, en la que han desarrollado un mundo visual y una estética propia y fácilmente identificable.

La Baldufa ha experimentado el teatro de calle, aunque sus éxitos más sonados son de teatro de sala y, en concreto, en las sobresalientes adaptaciones de textos como “Pinocchio” o “El Príncipe Feliz”. Destaca también su compromiso con el público infantil y juvenil y su reivindicación como un público capaz, con propuestas como “Mi padre es un ogro”, donde abordan una temática compleja sin banalizaciones, simplificaciones ni moralinas.

Su compromiso con las artes escénicas para la infancia y la juventud también ha quedado patente con iniciativas como “Diàlegs sense Escenari” (“Diálogos sin Escenario”), pequeños episodios de pensamiento en torno a la necesidad del teatro para niños, niñas y jóvenes. Además, desde hace 13 años son impulsores, directores artísticos y organizadores del festival Esbaiola’t, festival de teatro en la calle y para todos los públicos en el Pirineo catalán.