La ex mujer de Mainat intentó asesinarle, administrándole insulina mientras dormía, para heredar su fortuna

Las intenciones de la esposa del miembro de La Trinca eran evitar el divorcio y poder optar así a una herencia millonaria

Un juez de instrucción 32 de Barcelona investiga si la esposa de Josep Maria Mainat, miembro de La Trinca y productor de televisión español, intentó asesinar a su marido para los trámites del divorcio y poder optar a una multimillonaria herencia. Así lo recoge “La Vanguardia”, diario al que fuentes policiales y judiciales han confirmado las intenciones de Angela Dobrowolski, de 37 años.

La esposa del fundador de Gestmusic intentó matar a su marido diabético administrándole insulina mientras dormía, lo que le provocó que entrara en coma, según la publicación citada. Con esto, tras pasar a disposición judicial, Dobrowolski quedó en libertad con cargos, investigada por tentativa de asesinato con alevosía y con la obligación de firmar en el juzgado semanalmente.

Si bien la investigación está casi terminada, los Mossos d’Esquadra detuvieron a la esposa de Mainat y presentaron un atestado en el que concluyen que ésta trazó un plan premeditado para acabar con su marido, de 72 años.

Cámaras de vigilancia y glucómetro

La investigación se desencadenó cuando, a principios de junio, Dobrowolski accedió a la cuenta de correo de Mainat. Tras varios encontronazos con su esposo, descubrió que él preparaba junto a sus abogados los papeles del divorcio. Y esto no fueron buenas noticias para ella, ante todo porque en el testamento se especificaba que, de separarse o estar en trámites de divorcio, ella quedaba excluida del testamento.

En la noche del 22 al 23 de junio, el marido, esposa y sus dos hijos, de 4 y 8 años, cenaron en casa de Mainat en el barrio de Sant Gervasi. Era una práctica habitual de la familia. Sin embargo, las cinco cámaras de vigilancia notaron algo inusual: durante la noche, Dobrowolski entró hasta 13 veces en el dormitorio de Mainat. Cabe tener en cuenta que ambos dormían en habitaciones separadas.

Según narra “La Vanguardia”, la mujer abrió el frigorífico y se escondió tras la puerta para manipular algo. Más tarde, aprovechó que Mainat estaba profundamente dormido para entrar en su habitación y ponerle inyecciones. Le dijo que contenían vitaminas y una sustancia para adelgazar, algo que no provoca bajadas de azúcar.

Este comportamiento de la mujer resultó extraño tanto para Mainat como para los Mossos, pues nunca antes le había despertado en plena noche con tal excusa. Él intentó negarse, pero estaba profundamente dormido y no mostró resistencia. Con esto, al ser diabético, entró en un cuadro de hipoglucemia, bajada de azúcar y en coma.

A estas imágenes se suma otro elemento sospechoso para los Mossos: Dobrowolski utilizó un glucómetro aquella noche. Lo que desconocía la acusada es que en el aparato quedaban registradas todos los usos. Entre la 01:20 y las 02:41 horas, la mujer midió el nivel de azúcar de su marido hasta 5 veces. Y notó cómo los niveles bajaron hasta el punto de sufrir riesgo de muerte.

Pero esto no la alarmó, sino que esperó y, tras 20 minutos, llamó a una ambulancia. Una telefonista le pidió que le diera azúcar, pero ella dijo que no tenían en casa. Mentira. Continúa el diario explicando que los investigadores aún se encontraron una última sorpresa: el último nivel que marcaba el aparato era normal, aunque la ambulancia lo encontró en coma. La explicación es que Dobrowolski se midió ella misma el nivel para hacer ver que los de su marido eran correctos.

Mainat ingresó en el hospital y se recuperó a los dos días. Según “La Vanguardia”, el productor asegura que la causa estaba judicializada y prefería no hacer ningún comentario al respecto.

> ¿Cómo es la muerte por sobredosis de insulina?