¿Por qué el martes y 13 da mala suerte?

En España, la superstición apunta a dos factores combinados: el día de la semana y el número de mal augurio que, combinados, se interpretan como una coincidencia fatal

En muchos países mediterráneos e hispanos, como Grecia, España, Cuba, Uruguay, Paraguay, Argentina, Chile, Perú, Venezuela, México, Colombia, Ecuador y otros, se considera martes 13 un día de mala suerte. ¿Por qué se ha llegado a esta superstición generalizada? En parte, todo tiene su origen en la civilización más influyente y, al parecer, más supersticiosa de todas: los romanos.

En la cultura romana, Marte es el dios de la guerra y el tercer día de la semana, consagrado a su figura, es el propicio para que sucedan las desgracias. En las culturas griega y egipcia ya se tenía esta circunstancia por mal agüero, pero en la romana se acrecienta. Es el día regido por el Planeta Rojo, el de la sangre y la destrucción y por eso se desaconsejaba iniciar un camino, una empresa o un viaje un martes.

En la edad media, no hace sino acrecentarse este sentimiento por varios sucesos militares. Un martes de 1134, se dice que Alfonso el Batallador fue vencido y muerto por los moros durante la batalla de Fraga. En 1276, el Rey Jaime I de Aragón sufrió la muerte y el destrozo que sus tropas sufrieron en Luxen. Y el Padre mariana, en su “Historia de España, recogió: “El estrago fue tal y la matanza que desde entonces comenzó el vulgo a llamar aquel día, que era martes, de mal agüero y aciago”. Hay muchas otras leyendas, como la que sitúa la caída de Játiva (Valencia) a manos de los musulmanes el martes 13 de junio de 1276.

El remate a tanta mala noticia en el campo de batalla fue que el martes 29 de mayo de 1453 cayó la ciudad de Constantinopla, bastión de los cristianos frente a los musulmanes. Fue un profundo trauma para las potencias cristianas, y el día de su caída, el martes, de nuevo asociado a Marte, pasó a considerarse de mala suerte. De ahí, parece ser, que se acuñara en España el proverbio: “En martes, ni te cases, ni te embarques”.

Por otro lado, también desde la Antigüedad se ha considerado al número 13 como el de mal augurio por diversos hechos que resultaban coincidentes. En la Última Cena de Jesucristo había doce apóstoles y Jesús. Como Judas fue el traidor, se le consideraba el número 13. También se añade que la Cábala enumera a 13 espíritus malignos, al igual que las leyendas nórdicas. En el Apocalipsis, su capítulo 13 corresponde al Anticristo y a la Bestia. También una leyenda escandinava cuenta que, según la misma tradición, en una cena de dioses en el Valhalla, Loki, el espíritu del mal era el decimotercer invitado. En el Tarot, este número hace referencia a la muerte y a la desgracia eterna.

Por eso, en España y países culturalmente próximos, el martes y 13 es un día en el que las desgracias acechan. pero no es igual en todos los países. Por ejemplo, en las culturas anglosajonas es el viernes 13, y en Italia el viernes 17. Según parece, la leyenda negativa del 17 en Italia se atribuye también a los romanos, que lo escribían XVII. Cambiando de orden las letras se puede escribir VIXI, que en latín significa “viví”, es decir, “mi vida es historia”. En algunas culturas asiáticas el 4 es el número de la mala suerte.