Heras-Casado rinde el Teatro Real a Beethoven, su “titán” favorito

El director de orquesta unirá fuerzas con Ayuda en Acción y la Orquesta Sinfónica de Madrid para un concierto benéfico

La batalla de Hanau, más allá de un crudo episodio de las guerras napoleónicas que tuvo como protagonista al ejército francés y al austro-bávaro, bien puede considerarse también uno de esos momentos históricos tan trascendentales que no cambian solo el curso de lo geopolítico y lo inmediato, si no que se extienden incluso hasta mundos tan ajenos como el musical. Aunque la relación de Beethoven con la figura de Napoléon ya había ido configurándose desde que le tachara desilusionado de la dedicatoria de su tercera sinfonía, son las consecuencias de Hanau las que entran en relación directa con su obra. Así, con su séptima lista para ser estrenada, los condicionantes históricos quisieron que apenas dos meses después, en diciembre de 1831, su creación viera la luz en un concierto de caridad para con los heridos en la batalla.

Dos siglos después, y ahora bajo la batuta del director de orquesta Pablo Heras-Casado, la partitura del genio de Bonn volverá a sonar con fines benéficos. «La música de Beethoven es un vehículo artístico y, en un mundo tan cambiante como el que nos está tocando vivir, su música cobra sentido como herramienta de reflexión inconformista», explicó el músico en la rueda de presentación del concierto «Acordes con solidaridad», que se llevará a cabo el 16 de octubre en el Teatro Real.

Deudor siempre de ese espíritu de acercamiento de la música a quienes lo han tenido más difícil, Heras-Casado explica que la importancia de conciertos como el que ofrecerá dirigiendo la Orquesta Sinfónica de Madrid pasa por concebir el medio como «un espacio para reflexionar». Y añade: «Hay que apostar por un acercamiento filosófico a la música, también desde las aulas».

Crítico con la gestión de la pandemia y mostrándose contrariado porque no se ofrezcan «soluciones de ningún tipo» en cuanto a las artes escénicas y el mundo de la cultura, el laureado director también aprovechó para referirse a su propia relación con Beethoven, su «titán» favorito y del que este año deberían haberse celebrado 250 desde su nacimiento: «Es un proyecto muy necesario. En este año de reivindicación de Beethoven, nos han arrebatado muchos actos preciosos, por eso este se vuelve tan importante». De hecho, hace ya casi dos décadas, la composición que hará verbo en el templo madrileño fue la primera que dirigió en su carrera profesional.

El músico granadino, que vio como el coronavirus se llevaba por delante su apertura de la temporada en la Scala de Milan, confesó creer que Beethoven se llevaría «un cabreo tremebundo» por la situación de desarraigo entre los jóvenes de la música clásica. Además, aprovechó para anunciar la grabación, junto a la Freiburger Barockorchester y al pianista Kristian Bezuidenhout, de una serie especial homenaje al compositor de «Para Elisa».

Reverencias aparte, Heras-Casado aprovechó para reivindicar al compositor alemán como un modelo de «lo contestatario y lo inconformista», ya que para él representa «la bisagra entre lo clásico y lo moderno, el romper con el orden establecido». Así, en el concierto del día 16 los asistentes podrán disfrutar, además de la mencionada séptima sinfonía, de la Obertura Coriolano.

La recaudación íntegra de la representación se destinará, por sexto año consecutivo, a los programas de intervención de la ONG Ayuda en acción. En esta edición, el grueso de la partida se empleará en el programa de emergencia como respuesta a la precariedad que ha traído consigo la pandemia. En palabras de Marta Marañón, directora de Relaciones Institucionales de la organización, el concierto «contribuye en la labor de cohesión social» que llevan a cabo y ayuda a «educar en valores», ya que «la covid solo ha acentuado las desigualdades». Además de dar cuenta de las actividades de la ONG en las doce comunidades autónomas en las que actúa con niños, Marañón hizo hincapié en el objetivo principal del nuevo curso, reducir la brecha digital: «No sirve de nada la transformación digital si nos dejamos atrás al grueso de los alumnos».

Aunque la iniciativa lleva más de un lustro en marcha, la celebración de «Acordes con solidaridad» en el que sería el ducentésimo quincuagésimo cumpleaños del compositor alemán, implica importantes novedades. Más allá del ya anunciado aforo reducido al 50% y las medidas de seguridad, mascarilla obligatoria y gel hidroalcóholico mediante que marca la pandemia, la de este año será la primera ocasión en la que se pueda disfrutar del concierto a través de Internet, gracias a un servicio de «streaming» y en directo. De esta manera, se podrá seguir la representación desde todos los puntos de la geografía española, democratizando también el Real. Todo ello, por supuesto, sin perjuicio de la tradicional «Fila 0», en la que los benefactores pueden hacer su aportación de diez euros sin acudir al recinto o donar directamente para ayudar con la labor de la ONG Ayuda en Acción. El Teatro Real permitirá por primera vez seguir el concierto previo pago de 9,99 euros en la plataforma My Opera Player, el sistema ya habitual en las representaciones del coliseo capitalino.