Eva García Sáenz de Urturi y su trilogía de la “ciudad blanca” sobre Vitoria, un fenómeno editorial

El primero de los títulos de la serie, “El silencio de la ciudad blanca”, fue recientemente llevado a la gran pantalla de la mano de A3Media Cine,

Eva García Sáenz de Urturi es uno de los grandes fenómenos editoriales de los últimos años. Su obra literaria, en la que se mezcla el “thriller” con la novela histórica, el suspense con la erudición, una combinación que la ha permitido ser una de las autoras más vendidas de la actualidad, sin hacer más ruido que el que del apoyo de sus numerosos lectores.

El jurado del Premio Planeta, formado en esta edición por José Manuel Blecua –que sustituye a su hermano Alberto, recientemente fallecido–, Fernando Delgado, Juan Eslava Galán, Pere Gimferrer, Carmen Posadas, Rosa Regàs y Belén López, secretaria con voto, decidió premiar con el Premio Planeta a una autora que ha hecho que muchos se acerquen a la novela policiaca gracias a su habilidad para crear unas tramas adictivas.

Ahora su trayectoria ha sido reconocida con el Premio Planeta. Lo ha ganado con una novela ambiciosa de corte histórico: “Aquitania”. Su personaje principal es Leonor de Aquitania, que fue esposa del monarca francés Luis VII y, posteriormente, con Enrique II Plantagenet, rey de Inglaterra. El argumento gira alrededor del asesinato de su padre, en el que ella se tendrá que implicar para averiguar qué sucedió. Leonor de Aquitania es una de las reinas más fascinantes de la Edad Media y de todos los tiempos. Su matrimonio con el monarca inglés conllevó una herencia patrimonial que sembraría el germen de la

El suyo ha sido un camino largo hasta dedicarse a la literatura, aunque en un primer momento parece que la García Sáenz de Urturi estaba destinada a dedicarse a otros menesteres. Se diplomó en Óptica y Optometría, trabajando durante una década en ese sector, para pasar después a la Universidad de Alicante.

El paso a la narrativa no llegó hasta 2012 tras dedicar tres años a investigar para el que fue su primer libro: “La saga de los longevos: la vieja familia”, una obra que consiguió el interés del público y la crítica desde el primer momento, algo que también sucedió cuando llegó traducido al ingles tanto a Gran Bretaña como a Estados Unidos. Curiosamente la novela se publicó primero a través del portal Amazon al no lograr que alguna editorial se interesara por su trabajo.

En 2014 vio la luz la segunda entrega de la saga, «Los hijos de Adán», y también la novela histórica «Pasaje a Tahití», editada por Espasa (Planeta). En 2016 publica con la editorial Planeta «El silencio de la ciudad blanca», un thriller con el que inicia una serie de tres novelas ambientadas en Vitoria, su ciudad natal, que se han convertido en un gran éxito como lo demuestra el millón de lectores logrados en nuestro país, además de tener los derechos de traducción vendidos en más de treinta países. El primero de los títulos de la serie, “El silencio de la ciudad blanca”, fue recientemente llevado a la gran pantalla de la mano de A3Media Cine, bajo la dirección de Daniel Calparsoro, y con Belén Rueda, Javier Rey y Aura Garrido como principales protagonistas.

En 2017 publicó «Los ritos del agua», la segunda y esperada entrega de la «Trilogía de la ciudad blanca». Y en 2018 «Los señores del tiempo», el cierre de una trilogía que sigue atrapando a quien se acerca a sus páginas. Sus novelas han llegado a los puestos más altos de las listas de los más vendidos en países como Alemania («Die Stille Des Totes», 2020), Polonia («Cisza Bialego Miasta», 2019), Colombia, México, Argentina o Estados Unidos («The Inmortal Collection», 2014).

Cuando se le ha preguntado cuáles son las claves para que una novela tenga éxito, una receta que parece conocer, sostiene que “siempre pienso que la parte personal de la trama es muy importante. Igual que el que exista un giro final inesperado, que sea un «thriller» inteligente y que la gente sienta que lo que está leyendo está bien documentado. Los escenarios, el protagonista, el entorno..., todo debe ser humano para que el lector lo crea”.