El español llega hasta los 585 millones de hablantes

El Instituto Cervantes, dirigido por Luis García Montero, presenta en Madrid su anuario sobre el español en el mundo correspondiente al ejercicio de 2020

Unos días después de presentar su informe económico, en el que el Instituto Cervantes cifraba en 25 millones de euros las pérdidas que traerá consigo la pandemia, el director Luis García Montero ha hecho público el anuario correspondiente al año 2020 sobre el estado de la lengua española en el mundo.

Acompañado de la Ministra de Exteriores, Arancha González Laya, el director del organismo desglosó en calidad de filólogo unos datos que, en sus propias palabras «son muy importantes para mantener la relevancia de nuestra lengua en el mundo». Con un discurso, homenaje a Cernuda, en el que habló de «la importancia de no ensuciar la palabra España ni el español», García Montero insistió en la necesaria transformación digital del Cervantes para dar cabida a las necesidades de los alumnos de español en el extranjero.

Carmen Pastor Villalba, directora académica, fue la que dio el dato clave: en 2020, el español vio incrementado su número de hablantes hasta los 585 millones. Esto significa un aumento de 5 millones respecto al último año, y una subida del 30% en el número de hablantes desde el informe de 2010. Esto se traduce, también en el mismo período, en un aumento aproximado del 60% en el número de estudiantes de español.

Según los datos presentados, el número de hispanohablantes seguirá creciendo en las próximas cinco décadas, pero su peso relativo disminuirá de manera progresiva de aquí a final de siglo. En 2100, solo el 6,3 % de la población mundial podrá comunicarse en español. El estudio también arroja luz sobre el español en américa, ya que prevé que para 2060, Estados Unidos será el segundo país hispanohablante del mundo, después de México. En lo inmediato, la lengua de Cervantes se mantiene como la segunda materna del mundo por número de hablantes, por detrás del mandarín, y la tercera en el cómputo global de dominio, por detrás también del inglés.