Texto íntegro del discurso de Raúl Padilla López, Premio Princesa de Asturias de Comunicación y Humanidades

Majestades,

Excelentísimas autoridades,

Distinguidos premiados,

Amigas y amigos:

Nos sentimos muy honrados y felices de recibir este Premio otorgado por la Fundación Princesa de Asturias, institución que cumple cuarenta años de reconocer empeños excepcionales en los ámbitos científico, técnico, cultural, social o, sencillamente, humano. Felicidades por este aniversario y larga vida a su noble misión. Nos alegra compartir este Premio con el Hay Festival, un querido aliado en la tarea de promover el libro y la literatura.

Muchas gracias al jurado presidido por D. Víctor García de la Concha por su fallo, y a toda la Familia Real por el honor que nos concede. Nos emociona mucho recibir este Premio de manos de Su Alteza Real la Princesa de Asturias.

Estamos en medio de una pandemia que ha traído luto y dolor al mundo entero. Expresamos nuestro pesar por las víctimas y hoy, especialmente, por las de España y de México. A la memoria de ellas quisiéramos dedicar este galardón, si nos lo permiten.

El Premio que se nos concede fue creado para honrar valores universales. El libro, las letras, la lectura lo son en muchos sentidos. Recordemos que de ellos surgió un movimiento de ideas que al apostar por la razón, la libertad y la tolerancia creó las instituciones que aún nos rigen y gracias a las cuales podremos superar la crisis que hoy vivimos.

Los libros, y en general la letra impresa, se alimentan de la libertad y a la vez la amplían. La modernidad política apareció con la libertad de imprenta, con el derecho a escribir y publicar sin restricciones. Defendamos este valor fundamental, con más razón frente a los gobiernos populistas que hoy amenazan nuestra gerencia liberal y ponen en riesgo la democracia. Nuestra Feria es una empresa cultural pública, creada y sostenida por la Universidad de Guadalajara.

Esta fórmula parece un error para quienes desean que la suerte del libro se deje entera en manos del mercado, pero también a los gobiernos que creen que la cultura es prescindible y que los libros, la ciencia, la educación deben sacrificarse por otros ideales. Nuestra Feria ha querido mostrar, por el contrario, que la cultura es una inversión, nunca un gasto. Y que el desarrollo es ilusorio si se descuida el capital humano y cultural. La Feria del Libro de Guadalajara es un proyecto sostenido por numerosas personas e instituciones.

Gracias a todas ellas y sobre todo a quienes han fungido como sus directoras durante todos estos años. Agradezco también al Dr. Ricardo Villanueva, rector de la Universidad de Guadalajara, por todo su apoyo a este proyecto. Vivan los libros, porque ahí donde cualquier libro hace que dos personas se encuentren, existe también la posibilidad de un mundo mejor. Muchas gracias.