El orgullo chileno por Magallanes-Elcano que avergüenza a España

Los buques escuela “Juan Sebastián Elcano”, español, y el “Esmeralda”, chileno, se encontrarán para conmemorar los 500 años del cruce del estrecho de Magallanes

Nos hemos cansado de reclamar como propia (porque así es) una vuelta al mundo que toda nación querría tener entre sus hitos: la circunnavegación histórica que comenzó Fernando de Magallanes y que terminó Juan Sebastián Elcano entrado el siglo XVI. Cinco naves y cerca de 250 hombres para hacer lo que nadie había logrado hasta entonces. Una aventura que se extendió tres años y que apenas pudieron contar 18 supervivientes, y una hazaña novelesca que llegado el momento de conmemorar su 500 aniversario parece hasta menor.

se dio el pistoletazo de salida a la efeméride en septiembre del año pasado, pero poco más. Se puede alegar que llegó la pandemia y que tiró al traste los planes (hay una exposición entre España y Portugal en “stand by”), pero tampoco serviría de excusa para un acontecimiento que se debería tener bien atado desde años atrás (a nadie puede pillar por sorpresa la fecha) y que ningún virus osaría empequeñecer.

La prueba de esto es un hecho como el que se va a producir en el estrecho de Magallanes, el recuerdo de su paso en 1520, casi inadvertido en la Península Ibérica y vitoreado en Chile como propio porque para eso tuvo lugar en su territorio. Ni la participación de nuestro barco más glamuroso, el “Juan Sebastián Elcano”, sirve de aliciente para que la noticia resuene en noticiarios y, a su vez, haga olvidar por un rato la situación. Porque esto, aunque tenga sus ecos en el pasado, también es “marca España”.

El 21 de octubre de 1520, Magallanes se internó por un brazo de mar, un estrecho que acabaría siendo reconocido en los atlas con su propio nombre. Como en aquella época había la costumbre de dar nombre a todo, porque todo era nuevo, al cabo que tenía delante, lo llamó “de las Once mil Vírgenes”. A partir de ahí inauguró un camino que lo llevaría al Pacífico y que le ayudaría a completar la circunnavegación. Durante esta breve travesía, también dio nombre a la “Tierra de fuego”, denominación que eligió porque aseguraba que al sur había mucho humo, sin conocer la causa precisa.

Ahora, para conmemorar esta gesta y este acontecimiento, uno de los fundamentales en la historia de la navegación, el próximo 18 de octubre, a las 13:00 el buque escuela “Esmeralda” de Chile y el buque escuela de España “Juan Sebastián Elcano” arribarán en la Punta Arenas. Será uno de los momentos cumbre para celebrar los 500 años de la circunnavegación. Para ello se dispararán desde tierra 21 salvas. Esto marcará el inicio de las actividades dispuestas para subrayar este suceso..

Dos días después, de hecho, estas dos embarcaciones se encontrarán en el Puerto de las Sardina donde se ha erigido una cruz para recordar la primera misa que se celebró en este territorio, que luego se llamaría Chile. La misa será oficiada por el capitán del buque escuela Esmeralda, pero no habrá asistencia de ni de autoridades políticas ni tampoco de personas debido a la situación que ha desencadenado la actual pandemia. Los mismos buques regresarán posteriormente a Punta Arenas para celebrar una nueva ceremonia para subrayar el paso del Estrecho de Magallanes. En ninguno de estos eventos las dotaciones desembarcarán ni tampoco interactuarán para evitar contagios entre ellas y en las poblaciones en las que atracan.