Críticas a James Bond por ganar millones en créditos fiscales mientras la cultura británica cae

El director de la empresa de investigación TaxWatch denuncia en un informe que si entregar esta suma a una franquicia “es el mejor uso del dinero público”

Daniel Craig en "James Bond"
Daniel Craig en "James Bond"

Un nuevo informe del grupo de expertos en investigación de TaxWatch, ha concluido que EON Productions, estudio con sede en Londres que hace las películas de James Bond, ha obtenido pocas ganancias en Reino Unido. No obstante, esto no ha supuesto una pérdida, pues sí han recibido decenas de millones de libras en créditos fiscales.

Según recoge “The Guardian”, la franquicia británica se ha mantenido todos estos años gracias a la recaudación de impuestos. Con esto, las cuentas revelan que “Spectre” (2015, dirigida por Sam Mendes), recibió la friolera de más de 30 millones de euros en créditos fiscales. Por su parte, “No time to die”, que se estrenará en 2021, recibió 50 millones.

De esta manera, TaxWatch calcula que EON Productions puede haber recibido casi 132 millones de euros por las películas de James Bond: revela que “Operación Skyfall” pudo recibir 25 millones en créditos, mientras que “Quantum” adquirió alrededor de 22 millones de euros.

Ante esto, George Turner, director de TaxWatch, ha denunciado la injusticia de que, mientras que trabajadores del sector cultural se están enfrentando a muchas dificultades reales por la pandemia, EON Productions no. “Con el cierre de cines y teatros en el país, los trabajadores se enfrentan a dificultades reales, y hay que preguntarse si entregar decenas de millones de libras a una franquicia es el mejor uso del dinero público”, argumenta.

No obstante, cabe destacar que, en Reino Unido, para que una película reciba créditos fiscales, debe estar certificada como “culturalmente británica” por el British Film Institute y las películas de James Bond responden a esta característica. De hecho, dicha franquicia ha generado unos 16 mil millones de dólares en ingresos desde su primera entrega.

“EON ha utilizado los créditos fiscales para ayudar a financiar la realización de películas Bond en la forma prevista por el gobierno. Esto ha permitido que las películas continúen realizándose en el Reino Unido en beneficio de la industria cinematográfica del país”, explican desde la productora.