Lío en Marvel: el boicot a Chris Pratt, Iron Man y Hulk al rescate y la omisión a Brie Larson

Twitter es escenario de una campaña de “cancelación” hacia quien da vida a Star Lord por no asistir a un evento de recaudación de fondos en apoyo a Joe Biden

Cartel de "Los Vengadores: Infinity War"
Cartel de "Los Vengadores: Infinity War"Archivo

Existe un movimiento -o quizá mejor llamarlo ataque- cada vez más frecuente en las redes sociales. Y se trata de “cancelar” a todo famoso que se salga de lo políticamente correcto. Es decir, habiéndose mitigado, por lo que se aprecia a diario, el gusto de separar autor y obra, cada acción y cada palabra se analiza con lupa por parte de la población y, de pasarse de la línea, se le critica hasta sepultar su carrera profesional. Esta “cancelación” de las personas se han realizado con muchos famosos por diversos motivos y, ahora, el blanco de la diana es Chris Pratt.

El actor estadounidense, que da vida a Star-Lord en el universo Marvel, está siendo foco de un boicot viral a través de redes sociales por no asistir a un evento. Se trata de “Voters Assemble!", una cita organizada por los hermanos Russo que tiene como objetivo recaudar fondos en apoyo a la candidatura presidencial de Joe Biden, quien se enfrenta a Donald Trump en las elecciones del próximo 3 de noviembre.

El actor Chris Pratt
El actor Chris Pratt

A esta reunión, de los actores que interpretan a “Los Vengadores”, aparecen en la lista de asistentes Chris Evans, Scarlett Johansson, Don Cheadle, Mark Ruffalo, Zoe Saldana y Paul Rudd. Sin embargo, Chris Pratt no irá y su ausencia ha desatado un auténtico huracán de críticas vía Twitter. Pero, si Robert Downey Jr. o Jeremy Renner tampoco asistirán, ¿por qué los ataques solo van en dirección a Pratt?

La animadversión que siente el público frente a quien interpreta a Star Lord no es cosa nueva. Se le ha llegado incluso a acusar de ser un supremacista blanco, así como su afiliación a una iglesia ultra conservadora, su gusto por la caza de animales, su supuesta homofobia y otra serie de características le han valido varios dolores de cabeza. Ahora, los ataques al actor le acusan de “trumpista”, entre otras cosas.

Piedras y calumnias

Sus compañeros de trabajo no han tardado en salir a su defensa. Mark Ruffalo, Hulk para los seguidores, ha escrito en su perfil de Twitter que Chris Pratt “es un hombre muy sólido. Lo conozco personalmente y, en lugar de lanzar calumnias, miren cómo vive su vida. Él simplemente no es abiertamente político, eso solo es una distracción. Mantengamos la mirada en el premio, amigo, estamos cerca”.

Asimismo, Robert Downey Jr. (Iron Man en la ficción), quien tampoco asistirá al acto y, sin embargo, ha pasado desapercibido, también ha saltado a defender a Pratt, esta vez a través de una fotografía junto al actor tras las cámaras vía Instagram: “Qué mundo.. Están lanzando piedras a mi hermano, Chris Pratt... Un verdadero cristiano que vive según sus principios y que nunca ha mostrado nada más que positivismo y gratitud. Acaba de casarse con una familia que hace espacio para el discurso civil e insiste en servir con el más alto valor. Si te equivocas con Chris, tengo una idea, borra tus cuentas de redes sociales, siéntate con tus propios defectos, trabaja en ellos y celebra tu humanidad”.

Como no podía ser menos, estos comentarios para nada han pasado desapercibidos por la comunidad de Twitter. De hecho, muchos no han dudado en abrir el cajón del pasado para poder rebatir estas palabras, ya que aceptarlo, dejar de indignarse y seguir cada uno con su vida habría sido demasiado arriesgado.

Brie Larson, entre abusos sexistas

Con esto, ha aparecido Brie Larson como protagonista del debate. La que interpreta a Carol Danvers (Capitana Marvel) en varias películas del universo de superhéroes, fue en su momento objeto de un movimiento de “cancelación” por haber defendido la diversidad en la industria cinematográfica y por pedir que Marvel Cinematic Universe trabajase en su diversidad.

Con estas solicitudes, rápidamente numerosos usuarios le atacaron en redes sociales y, ahora, recuerdan este episodio porque nadie salió en su defensa. A diferencia de con Pratt, la campaña contra Larson se hizo de todos contra uno, lo cual desata duda a los seguidores, incapaces de pasar por alto un solo detalle.