¿”Ser felices” o “sed felices”? Así se utiliza el imperativo

La RAE explica que la segunda persona del plural del imperativo suele utilizarse erróneamente por el “rotacismo”

La Razón

El uso del imperativo suele protagonizar el fallo más indeseado de nuestra gramática y ortografía. A pesar de que aparentemente se comprende fácilmente, no es raro ver cómo cualquier tipo de persona, léase desde un político hasta un estudiante de Bachillerato, puede caer en el error del rotacismo, un concepto que protagoniza más dolores de cabeza de los que debería.

Explica la Real Academia Española (RAE) que el “rotacismo” responde al “uso excesivo o erróneo de la ro”, haciendo alusión al sonido de la letra “r”. Es decir, se entiende que introducir una “r” en la segunda persona del plural de los imperativos no es correcto. Por ello, más allá del “Si me queréis, ¡irse!" de Lola Flores, el tuit del Presidente Pedro Sánchez que lanzó en 2011 y que todavía, de vez en cuando, se hace viral, donde escribió “Ser felices”, no está bien escrito.

La versión correcta sería, en lugar de con “r”, con “d”. “Sed felices”. No obstante, por algún tipo de fuerza mayor, no son pocos los casos en los que debemos aguantar la respiración cuando insistimos en la palabra terminada en “r”. Por tanto, no se dice “estar atentos”, sino “estad atentos”, así como, si vas a un concierto, el presentador no dice “disfrutar de la música”, sino “disfrutad de la música”.

Con esto, hay otro tipo de frecuente error, esta vez en cuanto al verbo “ir”. Desde siempre, la RAE ha aceptado la segunda persona del plural del imperativo de “ir” como “idos”. No obstante, de nuevo la insistencia por usar la “r” de algunos hispanohablantes ha provocado que, en 2017, la Academia aceptara la forma “iros", aún insistiendo que es preferible utilizar “idos”.

En su día, explicó la Academia que “el motivo de esta distinción es que muchos hablantes cultos aceptan la forma 'iros’, aunque rechazan los imperativos como 'marcharos’”. Así, señala la RAE que es preferible decir “marchaos”, “amaos” y “sentaos” a “marcharos”, “amaros” y “sentaros”.