“The Undoing”: algo huele a podrido en Manhattan

HBO estrena en España la nueva serie del creador de “Big Little Lies”, otro thriller de gente rica, protagonizado por Nicole Kidman y Hugh Grant

This image released by HBO shows Nicole Kidman, left, and Hugh Grant in a scene from "The Undoing," debuting on Sunday at 9 p.m. EDT on HBO. (HBO via AP)AP

Desde que Stanley Kubrick nos enseñara en «La naranja mecánica» que los ricos sufren en clave de música clásica, el cine y las series no han dejado de explotar un binomio que ya se ha vuelto hasta paródico. Ahora bien, las réplicas de lo reaccionario instalado en la Casa Blanca han permitido ver brotes verdes en esa explotación desde el prisma estadounidense. Los cines y las plataformas se han llenado de tragedias de la clase pudiente, porque qué menos que permitirnos una ficción «gramsciana» para escapar de una realidad cada vez más desigual.

Ahí están los éxitos comerciales y críticos de «Succession», «Billions» y, por encima de todas ellas, «Big Little Lies». La serie sobre el pacto secreto de un grupo de madres coraje que nos invitaban a jugar en el alambre de la identificación por justicia ética, era un ejercicio de prestidigitación y de reconocimiento de lo femenino como humano, con el igualador universal de la mentira en el mascarón de proa. Esto es, las mujeres ricas son capaces de los mismos actos despreciables que solo les suponíamos a sus maridos. El «lamentablemente» ya es cosa suya, porque jugando con Reese Witherspoon, Nicole Kidman y hasta Meryl Streep, era imposible no quedarse enganchado a la televisión.

Su responsable principal, David E. Kelley, vuelve por sus derroteros para volver a enseñarnos las costuras de la miseria moral del uno por ciento. Lo que antes era la parte pija de la costa oeste, ahora es nada más y nada menos que la Gran Manzana. Kidman, con la que repite como penitente perenne, y Hugh Grant protagonizan «The Undoing», que HBO nos trae a España a razón de un capítulo cada semana.

Fotograma cedido por HBO donde aparece la actriz Nicole Kidman como Grace Fraser. EFE/Niko TaverniseNiko TaverniseEFE

Aceleracionismo con caché

Más allá de los paralelismos con la anterior creación de Kelley, «The Undoing» propone un viaje regresivo que no por visto deja de resultar interesante. Grant, que conserva su magnetismo único en pantalla, da vida a un oncólogo de prestigio, el marido perfecto y cínicamente encantador que, de repente, deja de dar señales de vida olvidándose su móvil en casa. Kidman, psicóloga de caché alto, tendrá que lidiar con ello y con la cruenta muerte de una de las madres parte de consejo escolar que preside de facto. Todo esto, mientras intenta mantener la apariencia de normalidad que se entiende en un matrimonio de éxito del Upper East Side neoyorquino.

Por la serie también desfilan rostros conocidos como Donald Sutherland o Lily Rabe («American Horror Story»), pero lo interesante, una vez más, radica en las diferentes perspectivas que tan bien desarrolla su creador. Los tiempos y las coartadas se envuelven en una relación sapo-escorpión que resulta en cóctel de intrigas, como si sublimáramos el género de la película de sobremesa hasta que entrara en ebullición para gloria de Agatha Christie.

Sí, «The Undoing» también podría llamarse «Durmiendo con su enemigo» o «Traición en Manhattan», pero el gozo no parte tanto del qué si no del cómo. Su ritmo, como el del invierno de Vivaldi que utiliza machaconamente, crea una atmósfera aceleracionista ante la que el espectador libre de prejuicios solo puede aplaudir.