Sea feliz, cómprese un arma, triunfe y rece: bienvenidos a Estados Unidos

A solo unos días de las elecciones en el país, el sociólogo Silvio Waisbord analiza las contradicciones de una sociedad formada por «bestias y ángeles»

Silvio Waisbord analiza ese «modus vivendi» americano tan proclive a la caricatura en su libro "El imperio de la utopía"Reuters

Tomás Moro acuñó el término «utopía», es decir, un «no lugar». Utopía, cuyos antecedentes habría que buscarlos en Platón, Plutarco o San Agustín, no está en ningún sitio porque es un emplazamiento ideal, aunque él lo ubicaba en una isla de América. En realidad, lo que hizo Moro fue, en palabras de Fernando Savater, proponer una solución imaginativa a problemas reales y señalar con rigor y coraje los defectos estructurales en la sociedad: «No inventa lo que hay, sino que enfrenta lo que hay con lo que debería haber». Y eso habrá tenido en mente el argentino Silvio Waisbord (1961), doctor en Sociología por la Universidad de California y profesor de Periodismo y Comunicación Política en la Universidad George Washington, a la hora de concebir este libro, tan estimulante, en torno al imperio estadounidense.

Lo imperial y lo utópico, pues, envuelven toda una serie de reflexiones en las que el autor bonaerense nos presenta «un país de países, pliegues y contrapliegues, bestias y ángeles, atracciones y repulsiones. Un país de sueños permanentes y tristes realidades, el imán para inmigrantes con aspiraciones cumplidas y frustradas, la superación individual y las aspiraciones truncadas, el amor por la comunidad y por el individualismo, la pasión por la vida religiosa y los bienes materiales, la inocencia eterna y la hipocresía». Para afrontar todos esos aspectos, él mismo como ciudadano foráneo que llegó a esas tierras hace tres décadas y de lo cual también da cuenta en las presentes páginas, Waisbord parte del análisis de ocho temas: el optimismo, el individualismo, la religión, la seguridad, el nacionalismo, la política, la democracia y las desigualdades sociales. Estamos en la nación cuyos Padres Fundadores incluyeron el derecho a la felicidad, por vez primera en la historia, en su Constitución; en el que el súmmum de tal felicidad, sin embargo, está asociado al «self-made man», a amasar dinero como símbolo del triunfo en la vida.

Tópicos fáciles

Unos tópicos que son fáciles de caricaturizar junto con su tendencia consumista, agresiva o mojigata, pero que son solo detalles de una realidad mucho más compleja, precisamente, apunta el autor, por su carácter «extremadamente heterogéneo, con enormes diferencias regionales, diversidad étnica y religiosa, una sólida segregación social y racial y abismales diferencias socioeconómicas». Para arrojar luz sobre el país que en breve decidirá si es Trump o Biden quien toma sus mandos, el sociólogo elige ese concepto de utopía, que le sirve de nexo común a los ocho asuntos que aborda y cuyas virtudes ocultan una parte más oscura.

Así, el optimismo estadounidense es el signo del «management de la atención al cliente»; el individualismo como ideal de vida choca frontalmente «con la perspectiva de que somos, vivimos y queremos la vida en comunidad»; la soledad como situación deseable pero a la vez en tanto una máscara por no tener seres empáticos alrededor –un asesor de Obama, en 2017, ya afirmó que la soledad es una epidemia en Norteamérica–; por su parte, las armas, alegoría de los derechos individuales, se vincularían con las comunidades marginalizadas y con la idea de que «nadie está a salvo por más que se tenga la seguridad psicológica de mantener la violencia a una distancia prudente» (según la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito, en Estados Unidos cada día casi cien personas mueren por armas).

Waisbord nos sumerge en el territorio de la eterna promesa de superación personal, en el país de la felicidad, de Hollywood. «Hay cierto fundamentalismo del optimismo que llama la atención y hasta incomoda a quienes no están acostumbrados a la abierta expresión de tanta alegría e ilusión por el futuro», escribe el autor. Lo que llega a tales extremos, que todo lo que suene a duda o escepticismo sean sinónimo de ser casi antipatriota, al cuestionar valores centrales de la sociedad. Esta utopía de cartón piedra, con una sonrisa desbordante a modo de reclamo publicitario, es el escaparate de un lugar y una población llenos de contradicciones, en que la canción «Happy» de Pharrell Williams podría constituir la filosofía del optimismo como guía permanente, en palabas de Waisbord: «No hay lugar o institución inmune al desbordante optimismo. Hay happy hours en bares y restaurantes. Funday es el día dedicado a la diversión. McDonald’s ofrece el Happy Meal. Todo para que el consumidor se mantenga en un aparente estado de regocijo, adicto a lo que prometa diversión. ¿O acaso el propio presidente del país no ha hecho todo un show de su legislatura y de la campaña electoral actual?».

El país cenicienta

Estados Unidos. El país de los hombres hechos a sí mismos, la igualdad de oportunidades, la felicidad y donde, como se dice en «Pretty Woman», todo puede suceder, hasta que una prostituta se case con un millonario. Pero, ¿es cierto? Sí y no. Silvio Waisbord saca a relucir las tensiones que existen en estos mitos, base fundamental del país y mensaje que difunde al mundo través de su imprescindible cultura: canciones, películas, arte... Unos sueños, como el autor recuerda, que podemos encontrar en Withman, Thoreau, Emerson, Kerouac, Warhol y Springsteen, entre otros.
Sus bases son el individualismo, la familia, una sociedad sin clases y el optimismo, que en la mentalidad norteamericana funciona casi como un opiáceo, lo que explica eslóganes políticos como el «You can» de Obama y el «Make America Great Again» de Trump o el de su Ejército: «Be All You Can Be». Waisbord ha escrito una obra muy útil, interesante y amena para adentrarse en las verdades, mentiras y contradicciones de EE.UU. Discrepa, aunque subraya su importancia, del «self-made man», esa exaltación de los genios individuales que se han abierto camino solos y sin ayuda de nadie. Recuerda que jamás hubieran podido darse sin las políticas oficiales de los gobiernos que promovieron la economía de oportunidades.
Waisbord se detiene a examinar los ideales americanos y, más que rebatirlos, los ajusta al día de hoy, como el de la soledad (tremendos los datos de suicidios), las armas y la igualdad, que no conjuga bien con las cifras actuales sobre desigualdad social (de hecho, afirma que EE. UU. es incapaz de ver que ya no es el país de antes). El autor, que reflexiona sobre el equilibro entre el «yo» y la comunidad (se aprecia en series como «Big Little Lies») y la desconfianza hacia el Estado, lo que en el fondo hace es ajustar los ideales de una nación a los hechos. Y eso, en ocasiones, resulta doloroso.
Javier Ors