El Instituto Cervantes capea el temporal con un aumento de su partida presupuestaria

Luis García Montero ha comparecido en el Congreso para explicar los presupuestos de 2021, que incluyen una partida de 47,7 millones de euros provenientes de los fondos europeos

La ministra de Educación y FP, Isabel Celaá, y el director del Instituto Cervantes, Luis García Montero, en la firma del convenio de colaboración MINISTERIO DE EDUCACIÓN Y FP 28/10/2020Servicio Ilustrado (Automático) MINISTERIO DE EDUCACIÓN Y FP

A petición de la mayoría de los grupos parlamentarios, Luis García Montero ha comparecido en calidad de director del Instituto Cervantes ante la Comisión de Asuntos Exteriores del Congreso de los Diputados para explicar los presupuestos de la institución en el año 2021. Pendientes de su aprobación todavía, los números que ha explicado el poeta y escritor pasan por un aumento de 2,6 millones en la partida presupuestaria base respecto al ejercicio anterior, traduciéndose en 126,2 millones de euros.

A esa cifra, siempre que los PGE sigan adelante tal y como los ha planteado el ejecutivo de PSOE y Unidas Podemos, habría que añadirle 47,7 millones de euros provenientes de los fondos europeos de recuperación. Esto es, que el Instituto Cervantes podría pasar de su previsión de pérdida de entre 28 y 22 millones de euros para este año a manejar casi 50 millones con los que no contaría en caso de la automática extensión de los presupuestos de Montoro que viene “arrastrando” durante años.

De los más de 126 millones de euros de presupuesto básico, unos 70,4 millones serán efectivos en base a transferencias del Estado, un aumento de casi 4 millones en cuanto a competencias puras del Estado. Este aumento, además de para hacer frente a la subida del gasto en ámbitos relacionados con la transformación digital, está justificado, según Montero, por las propias consecuencias de la pandemia. De los 57 millones que el Cervantes ingresó en el último ejercicio en concepto de ingresos propios (exámenes y certificados), la propia institución calcula que “será complicado” batir la barrera de los 30 en el presente.

En una intervención en la que citó a Galdós, Montero se mostró crítico con quienes “aplican el patriotismo a la palabrería y no a nuestras palabras”, en referencia a la difusión del español. Del mismo modo, hizo hincapié en la importancia de la explosión demográfica en África y al papel que la diplomacia cultural española debe jugar en él, “tal y como ya están haciendo con éxito Francia o Portugal”, explicó.

Más esperanzas tiene el director del Cervantes para el proyecto del centro en Los Angeles, que parecía congelarse hace apenas unas semanas y que ha encontrado en el cajón de la “resiliencia” un fuerte aliado para salir adelante. Según Montero, es “un paso fundamental” para asegurar el crecimiento firme del español en Estados Unidos.