Crítica de “Sole”: Esa pareja feliz ★★★✩✩

Claudio Segaluscio da vida a Ermanno en la película "Sole"ImdbImdb

Dirección: Carlo Sironi. Guión: Carlo Sironi, Giulia Moriggi y Antonio Manca. Intérpretes: Sandra Dryzmalska, Claudio Segaluscio, Barbara Ronchi, Bruno Buzzi. Italia-Polonia, 2019. Duración: 102 minutos. Drama.

Es difícil sospechar qué hay detrás del rostro atento e inexpresivo de Ermanno, este joven buscavidas, tan áspero como un modelo bressoniano, que cobra por fingir ser la pareja de Lena, una chica, emigrante polaca, a punto de dar a luz. En un país como Italia, que prohíbe la gestación subrogada, su convivencia es una ‘performance’ para que un matrimonio sin hijos pueda comprar al bebé. Es de celebrar que esta situación, que podría haber dado pie a un melodrama desaforado, esté tratada con la distancia de un ejercicio de realismo social que vacía de gritos y lágrimas sus depósitos de grasa.

Si “Sole” la hubieran dirigido los Dardenne de “El niño”, el periplo de sus protagonistas habría sido mucho más intenso, pero Carlo Sironi aporta una sobriedad, una austeridad al conjunto que hace más impenetrable al relato y, por lo tanto, menos previsible. Así las cosas, la relación entre Ermanno y Lena crece calladamente, a base de gestos sutiles en los que cristaliza su deseo de formar una familia ‘normal’, cuyos vínculos, más pragmáticos que amorosos, parecen transformarse a través de una puesta en escena minimalista. Tanta sustracción puede afectar a la verosimilitud de sus afectos, pero tal vez Ermanno y Lena tengan, ciertamente, un futuro juntos, en el que aprendan a quererse.

Lo mejor:

La desdramatización de un conflicto que tiende, de forma natural, al melodrama

Lo peor:

A veces esa contención juega a la contra de la verosimilitud del relato