“Bien está que fuera tu tierra, Galdós”: Galdós en el diorama de su vida ★★✩✩✩

"Bien está que fuera tu tierra, Galdós"La Razón (Custom Credit)

Obra: Bien está que fuera tu tierra, Galdós. Autoría: Alma García. Dirección: José Gómez-Friha. Intérpretes: Esther Isla, Macarena Sanz, Alma García, Antonio Fernández y Julio Hidalgo.

Teatro Fernán Gómez. Desde el 15 de octubre hasta el 29 de noviembre de 2020.

La compañía Venezia Teatro, siempre interesante y original en sus propuestas, se suma a los actos de conmemoración del año Galdós con este curioso montaje de naturaleza metateatral que integra en la propia función el relato dramatizado –y se sobrentiende que también ficcionalizado- del proceso de investigación y creación que han estado llevando a cabo los actores y la dramaturga.

El hallazgo en la Biblioteca Nacional de unas supuestas cuartillas con desconocidos datos biográficos sobre el autor canario da pie a la autora del texto, Alma García -que también aparece en el escenario como actriz-, a idear una suerte de fábula con ingredientes detectivescos que permite a los miembros de la compañía recrear algunos momentos, ideas y personajes importantes en la vida de Galdós. La juvenil relación amorosa con su prima Sisita, con los consiguientes desencuentros que aquello provocó en su familia; los altibajos en su relación con Valle-Inclán; los ataques a la libertad de expresión y de cátedra que desembocaron en la Noche de San Daniel; las polémicas en torno a su ingreso en la Real Academia Española; su visión acerca de Isabel II, y de la monarquía en general; el éxito que obtuvo en los escenarios con Electra; su relación con Pardo Bazán, o con Lorca; o sus dificultades como director del Teatro Español son temas que salen a colación en una función que José Gómez-Friha dirige con mucha frescura, espíritu juguetón y, muy presumiblemente, afán pedagógico. Pero ese didactismo que impregna todo el espectáculo no termina de casar bien con una dramaturgia que recurre con ingenio a la simbología y que revuelve y entrelaza acciones y personajes para crear, fundamentalmente, un todo escénico bien cohesionado, principalmente en sus aspectos más plásticos. Porque no parece, desde luego, que la intención sea introducir al público de una manera expeditiva, realista y exhaustiva en los acontecimientos que jalonaron la vida de Galdós.

Como consecuencia de esa elección de estilo, los que estén más versados en la figura del autor de Fortunata y Jacinta encontrarán un juego teatral simpático y ocurrente que se sigue con interés, pero echarán en falta un mayor fuste conceptual; mientras que el público más juvenil, o menos iniciado en la vida del escritor, tendrá dificultades para sentirse de verdad atraído por el personaje, al quedar este camuflado dentro de un engranaje escénico que se erige en verdadero protagonista.

Lo mejor

Esther Isla, una actriz siempre convincente y versátil a la que los productores deberían fichar más a menudo.

Lo peor

El carácter didáctico de la propuesta obliga inevitablemente a aligerar la carga dramática que ofrecen los personajes y las escenas.