Sinead O’Connor ingresa en tratamiento contra el trauma y la adicción

La cantante revela que ha pasado por seis años muy traumáticos y que ingresa voluntariamente para recuperarse

La cantante irlandesa Sinead O’Connor ha anunciado que ingresará en un tratamiento de un año para superar los problemas de adicción que sufre, que se han visto agravados por la pérdida de un ser amado y por la enfermedad de uno de sus hijos. Shuhada Davitt, que es el nombre que adoptó la cantante cuando se convirtió al islam, confirmó en redes sociales el ingreso voluntario en terapia que le ha obligado a posponer todos los conciertos de su gira de 2021.

La cantante de “Nothing Compares 2 U” reveló que lleva siendo adicta al cannabis desde hace 34 años y que durante este año se volvió “brevemente adicta a otra droga” debido a los problemas personales que atravesaba. La intérprete ha contado en algunas ocasiones que su vida ha estado siempre marcada por el abuso físico, sexual y emocional que padeció por parte de su propia madre y que la experiencia del divorcio de sus padres también le marcó psicológicamente, ya que ambos llegaron a discutir en los medios sobre su divorcio, ya que en el época en que se produjo acababa de ser legalizado en el país. Sufrió violaciones consentidas por su madre mientras vivió con ella y, tras escapar de casa para huir junto a su padre, fue ingresada en un reformatorio por cometer un robo. Allí fue donde aprendió a tocar la guitarra. Su madre falleció en un accidente automovilístico en 1985.

Según ha revelado la irlandesa, "después de crecer con el trauma y abuso entré directamente en la industria de la música y nunca aprendí realmente cómo hacer una vida normal”. Su carrera musical estuvo muy contagiada por escándalos políticos como su apoyo y luego rechazo al IRA y sus declaraciones en contra de la Iglesia, la industria discográfica y hasta los premios Grammy. En 2003, O’Connor reveló que le fue diagnosticado trastorno bipolar. La artista ha declarado en algunas ocasiones que le gustaría poder ver a su madre y decirle que la ha perdonado y que la quiere.

La artista ha pedido comprensión en redes sociales tanto a los compradores de una entrada como a la industria. “El negocio de la música es un lugar muy implacable para los artistas que necesitan posponer debido a problemas emocionales o de salud mental”. La artista tiene previsto publicar “un disco de mierda”, según sus palabras, antes de ingresar en rehabilitación, y, posteriormente, sus memorias en 2022.