La CNMC pide que la nueva Ley del Cine evite subvencionar más del 100% del coste de las películas

Insiste en la necesidad de “respetar” las reglas de acumulación recogidas en la normativa de ayudas exentas de notificación de la UE

Fachada del cine Avenida cerrado en SevillaMaría José López Europa Press

La Comisión Nacional del Mercado de la Competencia (CNMC) ha publicado el informe sobre el proyecto por el que se modifica el Real Decreto que desarrolla la Ley del Cine y, entre otras recomendaciones, ha pedido que la nueva Ley del Cine evite subvencionar más del 100% del coste de las películas.

Así, en un apartado sobre la acumulación en el régimen de concesión de ayudas, la CNMC ha insistido en la necesidad de evitar subvencionar más del 100% de los costes de la producción, “respetando” las reglas de acumulación recogidas en la normativa de ayudas exentas de notificación de la UE.

Asimismo, el organismo recomienda la calificación por edades en las obras audiovisuales, sugiriendo que tanto la CNMC como el Instituto de la Cinematografía y las Artes Audiovisuales (ICAA) se soliciten informes para intentar unificar criterios y evitar disparidades. La Comisión, por su parte, ha recomendado que los criterios de calificación de las películas y de los anuncios publicitarios del cine y los medios audiovisuales sean más uniformes.

También ha sugerido una mayor documentación sobre los regímenes de apoyo existentes en otros países en el apartado de coproducciones internacionales. Asimismo, ha recordado las limitaciones existentes en lo referente a la territorialización de los gastos.

En cuanto a la información facilitada a la hora de efectuar el cómputo de espectadores, apuesta por la generalización del procedimiento ordinario de las películas cinematográficas y recomienda flexibilizar o prever una fase de transición para salas que pudieran tener dificultades a la hora de cumplir con los nuevos requisitos.

Asimismo, el borrador de esta modificación también incluye reglas de carácter técnico y procedimental. Entre las primeras, destaca la calificación por grupos de edad, la información que las salas de exhibición deben proporcionar al público o el procedimiento relativo al cómputo de espectadores y su posterior comunicación al Instituto de la Cinematografía y de las Artes Audiovisuales (ICAA).

Por otro lado, están las modificaciones más relacionadas con las actividades de fomento y, en este apartado, ha destacado la ampliación de las producciones consideradas como “obra difícil” y de los límites máximos de ayudas que se percibirán teniendo en cuenta esa consideración.