Juan Eslava Galán recomienda

“Un libro que pone a la Guerra Civil en su sitio”

El escritor recurre a “Línea de fuego”, de Pérez-Reverte, para meditar sobre las polémicas actuales respecto a la contienda, algo “bastante absurdo”

La historia es para nosotros lo que la corriente al mar: cambia e inevitablemente nos afecta. No obstante, de nuestros antepasado no nos queda más que aprender, sin tener por qué caer en polémicas sin mayor fin que la confusión. Así lo ve Juan Eslava Galán, escritor de género histórico que, con una narrativa que hipnotiza, desentraña en sus obras los detalles más recónditos de la Historia. Por ello, su recomendación literaria no podía ser otra que una acorde con su profesión.

-¿Cuál es su libro preferido?

-La nueva novela de Arturo Pérez-Reverte, “Línea de Fuego”. Es su mejor obra, porque tiene un perfecto equilibrio entre unos personajes muy ricos con el escenario, la Guerra Civil. Al mismo tiempo, posee un trasfondo filosófico sobre el que nos vendría muy bien meditar en los tiempos que vivimos, de confrontaciones absurdas entre los nietos de los que hicieron aquella contienda, que se tiran los cadáveres a la cabeza.

-¿Se puede narrar la Guerra Civil evitando controversias?

-Pérez Reverte está por encima de cualquier interés en crear polémica. Simplemente ha escrito una novela interesantísima que nos enseña mucho, y la controversia estaría en los ojos de los cuatro indocumentados que puedan buscarla.

-¿Usted la busca en sus libros?

-No. Pero tampoco la evito. Los escritores tenemos la obligación de defender ideas, aunque puedan ir contra la opinión dominante o la sectaria de una parte del público. Es un deber que hay que mantener.

-¿Qué me dice del trasfondo filosófico del libro?

-La lectura puede darle al lector un pulso de lo que eran las cosas entonces, que contrasta con el uso partidista que de aquella contienda se hace hoy.

-La historia no deja de formar parte de la actualidad...

-Efectivamente. Desde que Zapatero revivió los fantasmas de la Guerra Civil estamos inmersos en ellos. Por eso viene bien un libro que ponga las cosas en su sitio.

-¿Qué opina de la polémica ante la Ley de Zapatero?

-Que hay cosas más importantes de las que ocuparse, pero se dedican en estas naderías. Darle ahora vueltas a dichas cuestiones, atacando a la otra parte por lo que hicieron sus abuelos, resulta absolutamente absurdo. Sobre todo, en unos momentos en que los españoles, como colectivo, estamos pasando tantos peligros. Convendría que los políticos se unieran para atender al pro común.

-Rebuscan en la historia pero dan la espalda a la cultura...

-Hay que empezar por el hecho de que ellos no son cultos, no leen. Entonces, evidentemente, a la generación que hubo en la Transición, que era gente de un fuste, la echamos de menos.

-¿A qué persona le regalaría “Línea de Fuego”?

-Comprendo que no tiene costumbre de leer, pero sin duda alguna a Pedro Sánchez.

-¿Un Presidente que no lee?

No lo parece.

-¿Qué es para la Historia la situación que vivimos?

-Los españoles nunca hemos tenido suerte. Estamos con el peor Gobierno posible en el momento más delicado. En el momento más delicado. Pero, como decía Bismarck, el Canciller de Hierro alemán, hay que admirar a España porque, a pesar de los esfuerzos que hacen los españoles por destruirla, sigue en pie. Espero que sus palabras sigan siendo todavía proféticas.