¿De dónde viene la palabra ‘ok’? Leyendas sobre esta expresión

La expresión ‘ok’ es universal y existen diferentes teorías sobre su origen

La expresión ‘ok’ (también se utiliza mucho la expresión ‘okey’ y significa lo mismo) es una de las más utilizadas a nivel mundial y se utiliza para mostrar asentimiento y equivale a ‘bien’ o ‘de acuerdo’. La Real Academia de la Lengua (RAE) no incluye esta expresión en su diccionario, por lo tanto, la institución explica que debe escribirse en cursiva al ser un anglicismo.

Su pronunciación también procede del ingles: “La forma ‘ok’ pronunciada [o-kéi] es voz inglesa, pues en español se diría [o-ká]”, explica la RAE en Twitter. Esta palabra se ha inmiscuido en casi cualquier lengua del mundo, traspasando la barrera de los idiomas, convirtiéndose en una expresión casi universal.

Pero, ¿de dónde procede la palabra ‘ok’? Existen diferentes leyendas urbanas acerca de su procedencia: la más apoyada es que en la Guerra de Secesión de Estados Unidos, cuando las tropas volvían y no había bajas, los oficiales escribían en una pizarra ‘0 killed’ (cero muertos).

Otras teorías menos secundadas aseguran que la expresión ‘ok' proviene de los nativos de la tribu choctaw, en cuyo lenguaje la palabra ‘oke’ significaba estar de acuerdo. También se atribuye su procedencia a un error ortográfico del que fuera 7º presidente de EEUU, Andrew Jackson.

El origen de ‘ok’ también se relaciona con la campaña a la presidencia de EEUU de Martin Van Buren en 1840: este político demócrata se ganó el apodo de ‘Old Kinderhook’, en referencia a su lugar de nacimiento, popularizándose la abreviatura ‘OK’ utilizada por sus seguidores para transmitir la idea de ‘todo correcto’.

La investigación científica más famosa acerca del origen de la expresión ‘ok’ la llevó a cabo el etimólogo estadounidense, Allen Walker Read, en 1963. Este investigador descubrió que la primera aparición publicada conocida de ‘ok’ con su significado actual se hizo en el diario estadounidense, The Boston Morning Post, el 23 de marzo de 1839.

Este periódico acostumbraba a inventar acrónimos burlescos que se escribían intencionadamente sin tener ninguna correspondencia con la ortografía. Así, Allen Walker Read encontró en un artículo la expresión ‘O.K.’, junto a la aclaración ‘all correct’ (todo correcto).