Meghan Markle sufrió un aborto espontáneo en julio: “Mientras abrazaba a mi primogénito, estaba perdiendo al segundo”

A través de un artículo de opinión en “New York Times”, la duquesa de Sussex revela una dolorosa experiencia que vivió el pasado verano junto a su marido, el príncipe Harry

Meghan Markle y el príncipe Harry, tras el nacimiento de Archie
Meghan Markle y el príncipe Harry, tras el nacimiento de Archie FOTO: Dominic Lipinski AP

Meghan Markle, duquesa de Sussex, ha revelado que sufrió un aborto espontáneo el pasado Julio. A través de un artículo de opinión publicado en el New York Times, ha anunciado una terrible experiencia personal: “Sabía, mientras abrazaba a mi primogénito, que estaba perdiendo al segundo”.

Markle y su marido, el príncipe Harry de Inglaterra, tienen un hijo, Archie, que nació en 2019. Ahora, se enfrentan a la realidad de una pérdida irreparable rompiendo el silencio. “Perder un hijo significa cargar con un dolor casi insoportable, experimentado por muchos pero del que pocos hablan”, escribió Markle.

De esta manera, buscan no solo sincerarse, sino mostrar su apoyo y comprensión a todas las familias que sufren estas situaciones a diario. Todo ello, a través de un relato sorprendentemente íntimo. La duquesa describió cómo la tragedia golpeó una “mañana que comenzó tan ordinariamente como cualquier otro día: preparar el desayuno. Alimentar a los perros. Tomar vitaminas. Encontrar ese calcetín perdido. Recoger el crayón rebelde que rodó debajo de la mesa. Hacerme una cola de caballo en el cabello antes de sacar a mi hijo de su cuna...”.

“Después de cambiarle el pañal, sentí un fuerte calambre. Me dejé caer al suelo con él en mis brazos, tarareando una canción de cuna para mantenernos a los dos tranquilos, la alegre melodía contrastaba con mi sensación de que algo no estaba bien “.

Más tarde, dijo, “yacía en una cama de hospital, sosteniendo la mano de mi esposo. Sentí la humedad de su palma y besé sus nudillos, mojados por nuestras lágrimas. Mirando las frías paredes blancas, mis ojos se pusieron vidriosos. Traté de imaginar cómo nos curaríamos “.